Calabretta Vino Rosso Piedefranco 2017

41,62

De este vino elaboran cada año escasas botellas ya que está hecha con uvas excepcionales procedentes de viejas cepas de pie franco sin injertar sobre un suelo de piedras y arenas de origen volcánico. La fermentación se realizó espontáneamente con las levaduras autóctonas y con una corta maceración de 5 días en las pieles. El vino es de perfil estructurado, compacto y austero, con aromas a frutos rojos, regaliz, canela y notas de sotobosque y matorral. El final de boca es largo y vital con una refrescante sensación salada y mineral.


más información

5 disponibles

Descripción

Questa diversità “tettonica” ha originato suoli con eterogenee caratteristiche fisico/chimiche che, unitamente a differenti quote altimetriche (da 600 a 1000 m) ed esposizioni al sole, ha dato vita a “contrade viticole” con caratteristiche pedo-climatiche non uniformi e che generano vini dalle marcate particolarità organolettiche

Desde la década de 1990, Massimo y Massimiliano, padre e hijo, han cultivado sus propias pequeñas parcelas de vides situadas en las laderas del Norte del Etna, algunas de gran calidad como Passopisciaro, Calderara y Solicchiata. Son 7 hectáreas de parcelas con plantas de diversas edades, algunas centenarias y sin injertar, cepas de las antiguas variedades sicilianas Nerello Mascalese y Nerello Cappuccino conducidas con la tradicional poda en vaso llamada “alberello”, un sistema libre de poda que se ha utilizado de forma tradicional especialmente en Sicília y que permite que la salvia de la planta circule mejor y así obtener fruta de más calidad y rendimientos más bajos, un sistema de poda muy laborioso que, a causa de la imposibilidad de mecanizar el cultivo y la vendimia, poco a poco se ha ido perdiendo su utilización en las nuevas plantaciones. Por suerte, hoy en día algunos pequeños productores, como la familia Calabretta, lo recuperan y mantienen.

Sus viñedos están ubicados en terrazas sostenidas por muros de piedra seca muy antiguos que ellos reforman manualmente año tras año. El  trabajo que hacen en el campo sigue las formas tradicionales y sencillas de la viticultura centenaria del Etna, de forma orgánica, sin productos químicos y haciendo todas las labores a mano con la azada. Este tipo de cultivo regenerativo, junto a la altitud de los viñedos, que está sobre los 700-800 m, y el viento constante, facilita la salud de las cepas y la lucha natural contra las posibles enfermedades, por eso en el campo solo han de hacer unos pocos tratamientos de superficie con azufre y sulfato de cobre.

Información adicional

Añada

Capacidad

75 cl

Productor

También te recomendamos…