MADAME FLÖCK WINES

0 Compartidos
0
0
0

Winningen / Mosel / Renania-Palatinado / Alemania

Una historia hiperbólica

Madame Flöck Wines es una asociación entre Robert Kane y Derek Labelle, uno canadiense y el otro norteamericano quienes se conocieron mientras trabajaban en una vendimia en el valle de Barossa (Australia). Tras un viaje, también de vendimia, que hizo Robert a la región de Mosel se enamoró de su futura esposa llamada Janina Schmitt y de esa impresionante e histórica región vitivinícola. Total que a finales del año 2017 estos “dos expatriados”, como ellos se denominan, decidieron mudarse a Alemania e iniciaron un precioso proyecto en esa misma ubicación comprando un pequeño viñedo en el pueblo de Lehmen, en el curso inferior del río Mosela, un pueblo que es la comunidad vitivinícola más antigua del Bajo Mosela.

Como cuentan, “lamentablemente, al igual que el destino del propio pueblo, el tiempo pasó en estos viñedos dejándolos abandonados y olvidados”… La finaliad de su trabajo en el viñedo es participar en la recuperación vitivinícola de este lugar. Para ello, poco a poco van adquiriendo más mini parcelas con viejos viñedos situadas en las terrazas del río para ir cultivándolas de nuevo y recuperar su vida y esplendor agrícola. El nombre de la propietaria del primer viñedo que compraron es Madame Flöck, de ahí que adoptaran el nombre para su bodega.

You might notice the rather odd names of our vineyards. Well, all of Madame Flöck’s vineyards are named after winemakers, viticulturists, and mentors who have graciously offered their time, energy, friendship, and expertise to our passion for wine over the past five years. Good flockin’ thing we keep finding prime vineyards sites in the Mosel to restore because we have a lot of people to thank.

“Puedes notar que los nombres de nuestros viñedos son bastante extraños. Bueno, todos los viñedos de Madame Flöck llevan el nombre de enólogos, viticultores y mentores que gentilmente han ofrecido su tiempo, energía, amistad y experiencia a nuestra pasión por el vino durante los últimos cinco años. Menos mal que seguimos encontrando viñedos de primera en Mosel para restaurar porque tenemos muchas personas a las que agradecer.”

TERRASSEN MOSEL

Todos los viñedos de Madame Flöck son cultivados a mano con una filosofía de agroecología, una agricultura regenerativa que permite mantener un suelo vivo y recuperar una biodiversidad natural suficientemente equilibrada como para no tener que utilizar irrigación ni ningún tipo de agrotóxicos de síntesis como plaguicidas, antifúngicos o herbicidas. En los viñedos tampoco no entra ningún tipo de maquinaria, no podría ser aunque quisieran ya que son minúsculas parcelas situadas en empinadas laderas construidas con un antiguo sistema de terrazas espectaculares que no permiten la entrada de ningún tipo de tractor.

Actualmente trabajan dos viñedos en Lehmen en dos laderas muy empinadas distribuidas en 12 y 13 terrazas. Son los viñedos llamados DEWY’S DROP, con cepas plantadas hace más de 80 años y con un rendimiento muy bajo, y el viñedo más joven llamado MT LEHMO, plantado entre finales de los 80 y principios de los 90. Las dos están orientadas de sur a sureste y el suelo está compuesto principalmente de pizarra de color gris-azulado, con un pH un poco más básico y calcáreo que el terruño del pueblo llamado Winningen, donde tienen la bodega, pequeño pueblo situado algo más al norte en el curso del río donde también cultivan un tercer viñedo. Es una parcela llamada MAD DOG WARWICK, un viñedo de unos 30 años sobre suelos también pizarrosos compuesto de una sola terraza, muy larga y muy empinada, una terraza situada en lo alto de una colina y orientada al oeste, una ubicación que proporciona vientos secos y un clima ligeramente más fresco que permite un período de maduración más prolongado sin el peligro de botritis.

MICRO LOTES

Debido a la edad avanzada de las cepas y la singularidad de cada parcela que cultivan, las vinificaciones se hacen individualmente por lote de viñedo para resaltar las cualidades individuales de cada lugar. Como parte de su filosofía de sostenibilidad y respeto por la calidad y carácter de la fruta, en la bodega trabajan de una forma poco invasiva basando su trabajo en la observación y la no intervención a nivel de tecnología y de insumos, sin utilizar ningún producto enológico como levaduras comerciales, nutrientes y demás y sin chaptalizar. Las fermentaciones se hacen de forma espontánea con propias levaduras salvajes del viñedo y la bodega y los vinos maduran en pequeños depósitos de acero inoxidable o en barricas usadas de roble francés. Se embotellan con una cantidad mínima o sin ninguna adición de SO2, dependiendo del vino y del factor añada, y siempre sin filtrado ni clarificación.

Por ahora, elaboran dos vinos al año: el “Schmetterling”, una cuvée multivarietal, que se ha puesto en el mercado ahora a finales de primavera, y su vino “Mad Dog Warwick”, una cuvée elaborada con la variedad Riesling procedente de los 3 viñedos que cultivan y que lanzarán a finales de otoño. Este año también están trabajando un nuevo vino muy especial con uva procedente del viñedo DEWY’S DROP con cepas muy viejas plantadas en 1944 y con un rendimiento, tan extremadamente bajo, que no les permite hacer vino cada año.

SU VINO EN MÓN VÍNIC STORE

Schmetterling Cuvée 2020 – Blend of Terraced Vineyards – está elaborado con Müller Thurgau,  Kerner y Riesling. Tras una vendimia manual entre finales de agosto y mediados de septiembre de 2020, se elaboró con parte de la uva (20%) macerando una semana con la piel y parte en prensado directo, con una corta crianza en madera junto a las lías durante 6 meses y con una conversión maloláctica completa.

El resultado es un vino blanco delicado y muy fresco de apenas 11,5 % vol de alcohol, lleno de fruta y vida, de color amarillo claro ligeramente turbio. En nariz es profundo y complejo con una fragancia dominada por la fruta cítrica como mandarina y lima, con notas fenólicas y a flores blancas como jazmín, a lo que se suman recuerdos sutiles a manzana verde, miel, heno, albahaca y pimienta blanca. En boca, es de cuerpo ligero, algo texturado y jugoso, con una acidez vibrante y eléctrica, con una mineralidad sutil. Rebosa energía y frescor, muy bebible y jugoso, con un final largo y refrescante dejando un post gusto a jengibre y hierba fresca. Tómalo fresco, sobre los 10-12ºC y en copas grandes para que vaya expresándose poco a poco. Por ser fácilmente bebible y por su acidez marcada, irá de la mano perfectamente con comida asiática, pescado marinado o con ceviches.

Este vino también puedes encontrarlo en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T. 934874002

0 Compartidos
También te puede gustar

CLAUS PREISINGER

Gols / Burgenland /Austria LA REGIÓN DE BURGENLAND Burgenland, histórica y geográficamente, es una antigua región fronteriza que…
Leer más