CANTINA VINI CONESTABILE DELLA STAFFA

Montemelino / Perugia / Umbria / Italia

Los vinos de la bodega Cantina Vini Conestabile Della Staffa provienen de Úmbria, una tierra llena de rica historia vitivinícola. La historia de esta finca en concreto se remonta a la década de 1700 con la unificación de dos familias nobles. Hoy en día la cultiva Danilo Marcucci y su familia, artífices del resurgimiento actual de esta bodega que durante más de cuarenta años estuvo abandonada.

Danilo Marcucci como visionario y revitalizador del vino de contadino en Umbria

Danilo aprendió a cultivar y hacer vinos con la menor intervención al lado de algunos de los grandes productores artesanales italianos como Eduardo Valetini en Abruzzo, Cappellano en PIamonte, Angiolino Maule en Véneto, Massa Vecchia en Maremma o Vittorio Mattioli de la bodega Collecapretta en la misma Perugia. Desde el año 2015, junto a su mujer Alessandra, han trabajado para volver a convertir la finca Conestabile Della Staffa en una bodega de calidad creando una gama de vinos naturales sencillos, sabrosos y llenos de autenticidad y territorio.

Danilo es un apasionado del vino artesanal y ha ayudado a muchos pequeños productores italianos con mucho potencial a transformar sus bodegas para poder elaborar vinos artesanales e identitarios de calidad y poder venderlos bien y vivir de este oficio. Primero lo hizo en el Trentino con los vinos espumosos de Matteo Furlani, luego fue a Abruzzo y ayudó a Iole Rabasco, y finalmente se instaló en Umbría, su tierra natal, una región interior agrícola y aislada de la modernidad gobernada por el río Tíber y los monasterios. Allí colabora con bodegas como la misma Collecapretta de Mattioli, Giovanni Battista Mesina o Podere del Ceppaiolo, y es allí donde puso en marcha en el 2015 su propio proyecto familiar A.A. Della Staffa. Con su experiencia y capacidad de visión, ha contribuido en la recuperación y difusión de los 10 productores a los que asesora actualmente, aunque constantemente escoge nuevos proyectos, productores que se conocen entre sí y que se ayudan mutuamente. Lo más importante es que Danilo ayuda a estos productores compartiendo sus conocimientos pero sin crear la idea de «winemarker» que impone su estilo en todas las elaboraciones, todo lo contrario, cada una de las bodegas que asesora mantienen su identidad y elabora vinos únicos conectados con la tierra, al carácter dela fruta y a la tradición del lugar. Aún así, aún realizando un trabajo poco egocentrista, Danilo no puede evitar que la importancia y expansión de su contribución le haya convertido con el tiempo en un referente internacional que está detrás de la mayoría de los pequeños viñateros italianos más importantes del movimiento del vino natural.

Cantina Vini Conestabile Della Staffa «Questa è la cantina naturale di proprietà della mia famiglia …siamo a Perugia sulle sponde del lago Trasimeno…vini molto ricchi e generosi «

La Cantina Della Staffa está ubicada en el pequeño pueblo de Montemelino, en la región de Perugia, al norte de Roma. Está muy cerca del lago Trasimeno, en la parte Este, una cercanía al lago que le influye en el clima que es más templado todo el año.

Los viñedos están situados a unos 300-400 m de altitud en suaves laderas con exposición Sur-Oeste. Los suelos son principalmente sedimentarios de arcilla sobre el lecho de marga caliza. En la finca hay 12 has de viñedos cultivados de forma orgánica, un tipo de cultivo que se mantienen como siempre se hizo en esta finca donde por suerte nunca entraron los productos químicos ni las enfermedades. El trabajado se sigue haciendo de forma manual, sin intervención de maquinaria y sin utilizar productos químicos. Las variedades que se cultivan son las autóctonas y más antiguas de la región, varidades como Sangiovese, Ciliegiolo, Colorino, Sagrantino, Canaiolo, Trebbiano Dorato, Trebbiano Montanaro, Grechetto y Malvasia.

En la bodega se trabaja igualmente de forma artesanal y manual fermentando de forma espontánea con las levaduras autóctonas de las uvas, en pequeños depósitos de cemento o fibra de vidrio, sin control de temperatura y sin adición de ningún producto enológico. Las crianzas se hacen en los antiguos y pequeños botti centenarios que se conservaban en la bodega y que poco a poco Danilo ha ido recuperado. Los blancos generalmente tienen algún tiempo de maceración pelicular, lo que les da un perfil mucho más estructurado y pleno. Todos los vinos se embotellan sin filtrar ni clarificar, de acuerdo con las fases de la luna, y sin adición de sulfuroso. en ningún momento.

LOS VINOS EN LA STORE

Bianco Conestabile 2017 20,85 € – es un vino blanco producido con un 50% de Grechetto y un 50% de Trebbiano Dorato. Se ha vinificado con una fermentación espontánea en un pequeño depósito de fibra de vidrio con 2 días de maceración con las pieles. Tras la fermentación, ha estado reposando medio año más antes de su embotellado, sin filtración ni clarificación y sin adición de sulfuroso.  Es un vino blanco con mucha intensidad de aromas silvestres, profundos y frescos,  aromas a fruta blanca, nísperos, cítricos y especias picantes, con notas sutiles a matorral mediterráneo y pedernal. Un vino blanco sencillo con mucha autenticidad y territorio. Tómalo no muy frío, sobre los 10-12 ºC.

Rosso Conestabile 201722,80 € – este «Rosso» se ha vinificado con una fermentación espontánea en un pequeño depósito de fibra de vidrio. Tras la fermentación, ha estado reposando medio año más antes de su embotellado, sin filtración ni clarificación y sin adición de sulfuroso. Es un bonito vinos tinto de color granate pálido lleno de vitalidad. Un vino sencillo y de cuerpo ligero que se bebe muy fácil a rebosar de aromas y sabores a fruta silvestre jugosa y fresca como ciruelas y fresas, acompañadas de cítricos, granadas, flores secas, tomillo y hojas de tomate. Tómalo algo fresco, sobre los 14ºC.

Brioso Bianco 2015 – agotado

Trubiano 2015 – agotado

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T. 934874002

AGRICOLA MACATHO

San Nicolás / Región de Ñuble / Secano Interior / Chile

Agrícola Macatho es un pequeño proyecto puesto en marcha por la pareja de viticultores formada por la chilena Macarena del Río y el francés Thomas Parayre. Es un proyecto esperanzador basado en generar pequeñas producciones parcelarias de vinos naturales a partir de la recuperación y cuidado manual de viejos viñedos junto a los campesinos nativos que durante muchos años los han cultivado y mantenido vivos. Son parcelas aisladas situadas en el Sur profundo chileno de los Valles de Itata y del Maule.

Macarena y Thomas, como otros muchos pequeños viñateros chilenos independientes, producen vinos campesinos simples y puros, los vinos «de toda la vida» de la gente que vive en el campo, vinos que allí llaman pipeños, una tipología que está reviviendo en Chile mientras genera una nueva visión de lo que es un vino de calidad lejos de las guías, los premios, el supuesto progreso y de la evolución de la industria enológica. Son vinos elaborados con viejísimas cepas sin injertar de variedades muy antiguas sin mutar que llevaron hace siglos los colonos europeos, principalmente desde España. Son variedades como País, conocida también como Uva Corriente, Moscatel, Granacha, Cariñena o Cinsault. Son vinos de factura simple, cuidando la calidad del fruto en el viñedo, despalillando los racimos en zarandas y fermentando los mostos en lagares de cemento sin control de temperatura y sin añadido alguno. Las crianzas se hacen en viejas barricas de madera hechas con madera de un árbol nativo llamado raulí, pero por poco tiempo, ya que no pretenden ser vinos finos por su crianza y generalmente se vende cuando son jóvenes y están exultantes de fruta viva, con uno o dos años de vida. Vinos campesinos a rebosar de autenticidad que está generando, dentro del pequeño mundo del vino artesanal, una especie de orgullo y de esperanza sobre el patrimonio que se conserva en el Sur de ese país, no sólo a nivel de cepas de vitis vinifera antiguas que ya casi no existen en otros lugares del mundo, sino que también en formas de hacer el vino que no han cambiado desde hace siglos.

«Le Cinsault (de Treguaco, Regió Ñuble, Valle de Itata) que comienza a hinchar sus yemas y llenarse de sus compañeras anagallis arvensis, «pinpinella» en español o «mouron» en francés, indicadora de suelos sueltos, existe en azul y rojo, dependiendo del pH de este. Utilizada en homeopatía, esta pequeña hierba anual vivirá con las viñas un par de semanas para reflorecer a la temporada siguiente».

En la bodega todo el trabajo que han hecho para vinificar es manual y tradicional, fermentando el mosto de forma natural con las levaduras indígenas y sin control de temperatura en lagares de cemento, antes de pasar al las pipas de raulí. Embotellan sin filtrar ni clarificar y no añaden SO2 en ningún momento de la vinificación ni del embotellado.

LOS VINOS EN LA STORE

A La Store acaban de llegar cuatro de sus vinos. Por la simplicidad en la elaboración se puede decir que sus vinos son solo jugo de uva fermentado. Con apenas 12,5 % alcohol y sin sulfitos añadidos (sobre 10 – 15 mg/l) son vinos tintos de perfil fresco y vigoroso, de carácter aromático con bonitas fragancias a fruta roja ácida silvestre, a vegetales y flores, con notas a pimienta blanca, tierra y ahumados. Hay que beberlos algo frescos, sobre los 14-16ºC, y en copas que permitan que se vayan abriendo. Por su sutileza aromática y su fluidez, parecerán vinos frágiles, pero nada más lejos de la realidad, de hecho, puedes estirar la botella abierta durante varias semanas e irás viendo su evolución manteniéndose siempre vivo, definido, abierto y perfumado. 

TINAJACURA 2016 – 34,73 € – está elaborado con Cinsault y Carignan procedentes de viejos viñedos de Guarilihue, Valle de Bio-Bio.

«Carignan & Cinsault mezclado en las colinas de Guarilihue. Un gran merci a don Pedro y su familia que nos dejó entrar a esta viña y nos permitió cambiar el estilo de agricultura…. cultivo sin químicos y con mucho amor! «

TOCA TIERRA 2017 – 34,73 € – elaborado con uva País procedente de viejísimas cepas situadas en el Valle de Itata con una larga maceración de 69 días.

Uva País – «Alineadas para seguir resistiendo cientos de años más …. Cuando tienes más de 150 primaveras… No te entran balas… «

ALLÍPALLÁ 2017 – 34,73 € está elaborado con las variedades País en un 60 %, Garnacha tinta en un 25% y Mourvedre en un 15%, uvas procedentes de viejos viñedos del Valle del Maule.

SEGUNDO FLORES2017 – 34,73 € – elaborado con uva de Pilén, Cauquenes, en el Valle del Maule, viejísimas parras de uva País cultivadas por Tilita, Leonel, Alicia y Manuel …

«Pilen … el más alto, el más al norte, el más difícil, el más tardío … el más querido…  El amor que siento por este lugar y su gente es indescriptible… Un pedazo del edén en lo alto de la cordillera Maulina que resiste a no desaparecer».

«Pilén despierta … Así luce una viña que nunca ha recibido herbicida, una multitud de «malezas» de distintas especies cohabitan sin causar ningún tipo de competencia en estás viejas parras».

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

COMPLÉMEN’TERRE

Manuel Landron & Marion Pescheux vignerons en La Haye Fouassière

Nantes/Pays de Loire/Francia

« Nous aimons notre produit et ne souhaitons pas prendre les risques qui nous mettraient en péril. Le plus sain c’est l’équilibre de chacun, du bonheur des vendangeurs au sourire des enfants , à la motivation qui progresse jusqu’à votre plaisir de boire un vin bon et qui fait du bien avant même d’avoir été consommé ».

Manuel Landron y Marion Pescheux son una pareja de jóvenes vignerons en La Haye Fouassière, en el llamado vignoble Nantais En la costa del Valle del río Loire. Tras unos años trabajando en Nueva Zelanda en Felton Road y desspués en Chile junto a Louis Antoine-Luyt, y otros dos años juntos trabajando en viñedos de la vecina zona Montlouis, iniciaron su proyecto vitivinícola en su región de Nantes en el año 2013. Manuel es hijo del ya mítico vigneron Jo Landron, quien le formó y les ayudó a iniciar su propio proyecto al que llamaron Complémen’Terre

Las 4 parcelas que cultivan suman un total de 8,5 ha y están a una altitud de alrededor de 50 metros. La Haye Fouassière se  sitúa en la parte sur del Massif Armoricain, gran macizo que conforma toda esta parte noroeste de Francia de las regiones de Bretagne, Normandie, Nouvelle-Aquitaine y el Pays de la Loire. En esta parte Sur, desde Nantes hasta las regiones de Anjou y Vendée, una zona dibujada por los ríos Maine y Sèvre que generan infinitos valles y laderas, los suelos están compuestos por roca ignea de granito que conforma la base del suelo de los viñedos. En la superficie se encuentran multitud de otros tipos de suelos, principalmente de origen metamórfico o volcánico generados entre el Precámbrico y el final de la Era Primaria, suelos a los que llaman gneiss, orthogneiss, anphibolite, gabbro, serpentinite, grès y micaschistes, y algo de suelo sedimentario compuesto de grava, areniscas y limo. Los viñedos de Complémen’Terre están compuestos principalmente de orthogneiss, anphibolite y una parte también de arenisca (arcilla de grava).

Cultivan 2 variedades, la principal es la tradicional de la región llamada Melon de Bourgogne o Muscadet (8 ha) y tienen también algo más de media hectárea de Folle Blanche.

Su cultivo está basado en una respetuosa agricultura con métodos siguiendo parte de Biodinámica. Obtuvieron el certificado de Nature et Progrès en el 2018. Todo el trabajo se hace a mano, tanto en el viñedo como en la bodega, trabajando sin productos fitosanitarios ni aditivos, respetando la integridad del carácter de la fruta y de cada parcela, por eso elaboran muchas cuvées diferentes según los diferentes terroirs pese a la pequeña producción que hacen, “nous aimons la diversité des terroirs et des modes de vinification, la cave est ainsi notre « terrain de jeux », c’est pour cela que nous produisons 9 cuvées”.

En la bodega las fermentaciones son naturales a partir de un pie de cuba que generan una semana antes de la vendimia y todos los procesos que se hacen sigue el calendario lunar. Aunque hacen continuas experimentaciones, los vinos generalmente no se maceran con las pieles. Sí que hacen la transformación maloláctica y se mantienen madurando bastante tiempo junto a las lías. Para los procesos de vinificación y crianza utilizan pequeños depósitos de cemento y la madera neutra y usada de barricas, demi-muits y foudres. Sólo se añade, si es necesario, una pequeña de cantidad de sulfuroso (máximo 25-30 mg / l en total) al final del proceso antes de embotellar los vinos, que se hace sin clarificación.

SUS VINOS EN LA STORE

Los diferentes tipos de suelos que tienen originan sus cuatro cuvées principales a las que llaman Croix Moriceau, NoLem, Le Breil y Le Mortier Gobin. En La Store tenemos tres de estos vinos blancos, vinos afrutados y refractantes aparentemente sencillos pero que guardan tras la fruta una vibrante acidez y una mineralidad vertebradora. Inicialmente se muestran algo austeros y apretados, pero enseguida con el oxígeno cogen amplitud en la boca y se vuelve untuosos y expresivos, siempre avivados por una matriz de acidez y mineralidad que los hace alargados, persistentes y energéticos. Por su bajo grado alcohólico y su perfil atlántico se beben fácil y combinan perfectamente con platos de marisco y pescado ya que son eminentemente de mar, con toques salinos y a pedernal, con ostras es un clásico maridaje histórico, también acompañarán muy bien platos de carnes blancas, de verduras, patés o quesos de pasta blanda y corteza enmohecida.

Nolem 2017 – 21,80 € – Este vino está elaborado con 100 % uva Melon de Bourgogne procedente de una parcela de 1,5 ha con suelos de arenisca y gres. La vinificación fue muy sencilla; la uva se prensó directamente muy suavemente y el mosto pasó a fermentar en barricas, demi-muits de 600 L y foudres durante 10 meses, donde también hizo la transformación maloláctica. Después se ensambló en una tina durante 1 mes antes del embotellado sin filtración ni clarificación. Tiene 25 mg / l de sulfitos totales.

Muscadet Sèvre et Maine AOC Le Breil del 2017 -23,90 € está elaborado con 100 % uva Melon de Bourgogne procedente de una parcela de 0,5 ha con el mismo nombre, situada en la ladera opuesta a la del viñedo de Mortier Gobin, una parcela con cepas plantadas entre 1976 y 1986 con suelos de orthogneiss, cuarzo y y sílice. La vinificación fue muy sencilla; la uva se prensó directamente muy suavemente y el mosto pasó a fermentar en un depósito de hormigón, donde también hizo la transformación maloláctica y maduró junto a las lías durante 17 meses. Tiene una pequeña dosis de sulfuroso (20 mg / l de sulfitos totales).

Muscadet Sèvre et Maine AOC Le Mortier Gobin 2017 – 24,50 € – esta cuvée es una de las más opulentas que elaboran. La uva procede de una pequeña parcela de 0,5 ha de cepas plantadas en 1959 en una ladera con suelos de orthogneiss y gres. Los racimos se prensaron directamente con suavidad y el mosto pasó a fermentar y hacer la transformación maloláctica en un depósito de cemento, donde permaneció madurando 15 meses junto a las lías. Se embotelló con una dosis muy baja de So2 de 20 mg / l de sulfitos totales.

Sus vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

MAURICIO GONZÁLEZ CARREÑO

Vinos tradicionales campesinos en Yumbel – Valle del Bío-Bío – Regíón Sur de Chile

VITIVINICOLA ESTACION YUMBEL – QUINTA DE UNIHUE

“Nuestro viñedo y bodega llevan el nombre de la antigua estación de tren cercana. Cultivamos viejos viñedos. Nuestras prácticas de viticultura y enología son parte del patrimonio agrícola tradicional de los españoles coloniales”.

La pequeña bodega de Mauricio González Carreño y su familia se llama Quinta de Unihue y está en Yumbel Estación, en el Valle de Bío-Bío, en la zona conocida como Secano Interior, situada en la región Sur de Chile, entre Los Andes, el Pacífico y el volcán.

Resurrección del vino pipeño, el patrimonio del vino chileno más auténtico

Mauricio es parte activa de ese resurgimiento que se está dando desde hace algunos años en la vitivinicultura chilena más auténtica y valiosa tras más de un cuarto de siglo de abandono. Hace vinos con la misma filosofía que otros pequeños productores chilenos como Roberto Henríquez, Manuel Moraga y  Renán Cancino, siendo todos elaboradores que reeditan los viejos vinos pipeños sencillos, los vinos “campesinos” como ellos dicen, vinos llenos de personalidad, origen, historia y territorio que elaboran a partir de un cultivo orgánico y sin irrigación de viejas vides sin injertar. Los 4 juntos forman la Asociación de Productores de Vinos Tradicionales Campesinos de Chile (PVCh), creada en el año 2014 y dirigida por Macarena Lladser, sumiller, fotógrafa y gran defensora del vino natural.

Tras trabajar durante años en varios proyectos de diversa índole y tecnicismos como Altos de las Hormigas en Argentina, volvió a Chile y fue socio y productor en el valioso proyecto artesanal de vinos chilenos llamado Tinto de Rulo. Recientemente se instaló en una zona del campo al Sur, en el llamado Fundo Quinta de Unihue, en el secano costero, para poder producir vinos sencillos con la mínima intervención en una austera bodega de adobe tradicional. Para ello cultiva en suaves laderas entre bosques y matorral 4 hectáreas plantadas con viejas cepas centenarias supervivientes de uva País, principalmente, y algo de Malbec y Carignan injertados sobre viejas cepas de País. La uva País, también conocido como Misión o Listán Prieto, y otras como la Cariñena o la Moscatel, llegaron a Chile con los colonizadores españoles hace ya unos cuantos siglos, seguramente a través de las Islas Canarias.

Son parras de más de 200 años sobre suelos graníticos y volcánicos, cepas que forman parte de ese gran patrimonio que se conserva en el Sur de Chile de vides que son las más antiguas del mundo.  Estas impresionantes y ancianas cepas autorreguladas, las cultiva acompañando su lenta evolución manualmente, con la azada, y sin utilizar productos químicos, sólo azufre aplicado dos veces, y sin riego.

En su pequeña bodega vinifica de manera tradicional con mínimas intervenciones, sin productos químicos ni manipulaciones artificiales, como siempre se ha elaborado en esta zona rural de Chile aislada de la evolución de la industria enológica, vinos “naturales” que en Chile dicen que son “a poto pelao”, sin nada, solo jugo de uva fermentado. Limpia con SO2 los utensilios, pero no usa nada en la elaboración del vino.

Mauricio busca vendimiar tempranamente para conseguir una fruta más ácida y aportar más tensión y frescor a sus vinos. La uva se despalilla manualmente con zaranda de madera de coligüe y las fermentaciones se hacen de forma espontánea con las levaduras indígenas y sin control de temperatura en viejas tinas de madera o en tinajas, duran un mes aproximadamente. Las crianzas se dan en viejas pipas de unos 80 años de madera de haya raulí, un árbol nativo de Chile similar a la haya. Los vinos se embotellas sin filtrados, sin clarificados y sin añadir sulfitos. Pura uva. 

SU VINO EN LA STORE

Elabora diversos vinos con uva País, Malbec, Carignan y un Moscatel de Alejandría en Tinaja maravilloso. Pese a su pequeña producción, por suerte a la Store acaban de llegar algunas botellas de uno de sus vinos:

Quinta de Unihue de la añada 2017 – 31,21 €

Está elaborado con uva País 100% y es un vino tinto de media capa de perfil fresco y jugoso, muy bebible, un vino ligero y con nervio, algo salvaje, un vino que regala multitud de fragancias a fruta roja ácida como cerezas y cassis, a cítricos como el pomelo, a flores silvestres y con un sinfín de sutiles perfumes que le aportan complejidad y profundidad con recuerdos a bosque y matorral, regaliz, mentolados y tierra húmeda… Un vino tinto para disfrutar de los vinos chilenos más puros y representativos que nos transportan en el tiempo a otras épocas y nos ofrecen nuevos perfiles aromáticos y gustativos. Tómalo algo fresco sobre 14-16 ºC y en copas lo suficientemente grandes como para que vaya abriéndose poco a poco y pueda mostrar tosa su sutileza.

Quinta de Unihue puedes encontrarlo en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002