CANTINA VINI CONESTABILE DELLA STAFFA

Montemelino / Perugia / Umbria / Italia

Los vinos de la bodega Cantina Vini Conestabile Della Staffa provienen de Úmbria, una tierra llena de rica historia vitivinícola. La historia de esta finca en concreto se remonta a la década de 1700 con la unificación de dos familias nobles. Hoy en día la cultiva Danilo Marcucci y su familia, artífices del resurgimiento actual de esta bodega que durante más de cuarenta años estuvo abandonada.

Danilo Marcucci como visionario y revitalizador del vino de contadino en Umbria

Danilo aprendió a cultivar y hacer vinos con la menor intervención al lado de algunos de los grandes productores artesanales italianos como Eduardo Valetini en Abruzzo, Cappellano en PIamonte, Angiolino Maule en Véneto, Massa Vecchia en Maremma o Vittorio Mattioli de la bodega Collecapretta en la misma Perugia. Desde el año 2015, junto a su mujer Alessandra, han trabajado para volver a convertir la finca Conestabile Della Staffa en una bodega de calidad creando una gama de vinos naturales sencillos, sabrosos y llenos de autenticidad y territorio.

Danilo es un apasionado del vino artesanal y ha ayudado a muchos pequeños productores italianos con mucho potencial a transformar sus bodegas para poder elaborar vinos artesanales e identitarios de calidad y poder venderlos bien y vivir de este oficio. Primero lo hizo en el Trentino con los vinos espumosos de Matteo Furlani, luego fue a Abruzzo y ayudó a Iole Rabasco, y finalmente se instaló en Umbría, su tierra natal, una región interior agrícola y aislada de la modernidad gobernada por el río Tíber y los monasterios. Allí colabora con bodegas como la misma Collecapretta de Mattioli, Giovanni Battista Mesina o Podere del Ceppaiolo, y es allí donde puso en marcha en el 2015 su propio proyecto familiar A.A. Della Staffa. Con su experiencia y capacidad de visión, ha contribuido en la recuperación y difusión de los 10 productores a los que asesora actualmente, aunque constantemente escoge nuevos proyectos, productores que se conocen entre sí y que se ayudan mutuamente. Lo más importante es que Danilo ayuda a estos productores compartiendo sus conocimientos pero sin crear la idea de «winemarker» que impone su estilo en todas las elaboraciones, todo lo contrario, cada una de las bodegas que asesora mantienen su identidad y elabora vinos únicos conectados con la tierra, al carácter dela fruta y a la tradición del lugar. Aún así, aún realizando un trabajo poco egocentrista, Danilo no puede evitar que la importancia y expansión de su contribución le haya convertido con el tiempo en un referente internacional que está detrás de la mayoría de los pequeños viñateros italianos más importantes del movimiento del vino natural.

Cantina Vini Conestabile Della Staffa «Questa è la cantina naturale di proprietà della mia famiglia …siamo a Perugia sulle sponde del lago Trasimeno…vini molto ricchi e generosi «

La Cantina Della Staffa está ubicada en el pequeño pueblo de Montemelino, en la región de Perugia, al norte de Roma. Está muy cerca del lago Trasimeno, en la parte Este, una cercanía al lago que le influye en el clima que es más templado todo el año.

Los viñedos están situados a unos 300-400 m de altitud en suaves laderas con exposición Sur-Oeste. Los suelos son principalmente sedimentarios de arcilla sobre el lecho de marga caliza. En la finca hay 12 has de viñedos cultivados de forma orgánica, un tipo de cultivo que se mantienen como siempre se hizo en esta finca donde por suerte nunca entraron los productos químicos ni las enfermedades. El trabajado se sigue haciendo de forma manual, sin intervención de maquinaria y sin utilizar productos químicos. Las variedades que se cultivan son las autóctonas y más antiguas de la región, varidades como Sangiovese, Ciliegiolo, Colorino, Sagrantino, Canaiolo, Trebbiano Dorato, Trebbiano Montanaro, Grechetto y Malvasia.

En la bodega se trabaja igualmente de forma artesanal y manual fermentando de forma espontánea con las levaduras autóctonas de las uvas, en pequeños depósitos de cemento o fibra de vidrio, sin control de temperatura y sin adición de ningún producto enológico. Las crianzas se hacen en los antiguos y pequeños botti centenarios que se conservaban en la bodega y que poco a poco Danilo ha ido recuperado. Los blancos generalmente tienen algún tiempo de maceración pelicular, lo que les da un perfil mucho más estructurado y pleno. Todos los vinos se embotellan sin filtrar ni clarificar, de acuerdo con las fases de la luna, y sin adición de sulfuroso. en ningún momento.

LOS VINOS EN LA STORE

Bianco Conestabile 2017 20,85 € – es un vino blanco producido con un 50% de Grechetto y un 50% de Trebbiano Dorato. Se ha vinificado con una fermentación espontánea en un pequeño depósito de fibra de vidrio con 2 días de maceración con las pieles. Tras la fermentación, ha estado reposando medio año más antes de su embotellado, sin filtración ni clarificación y sin adición de sulfuroso.  Es un vino blanco con mucha intensidad de aromas silvestres, profundos y frescos,  aromas a fruta blanca, nísperos, cítricos y especias picantes, con notas sutiles a matorral mediterráneo y pedernal. Un vino blanco sencillo con mucha autenticidad y territorio. Tómalo no muy frío, sobre los 10-12 ºC.

Rosso Conestabile 201722,80 € – este «Rosso» se ha vinificado con una fermentación espontánea en un pequeño depósito de fibra de vidrio. Tras la fermentación, ha estado reposando medio año más antes de su embotellado, sin filtración ni clarificación y sin adición de sulfuroso. Es un bonito vinos tinto de color granate pálido lleno de vitalidad. Un vino sencillo y de cuerpo ligero que se bebe muy fácil a rebosar de aromas y sabores a fruta silvestre jugosa y fresca como ciruelas y fresas, acompañadas de cítricos, granadas, flores secas, tomillo y hojas de tomate. Tómalo algo fresco, sobre los 14ºC.

Brioso Bianco 2015 – agotado

Trubiano 2015 – agotado

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T. 934874002

AGRICOLA MACATHO

San Nicolás / Región de Ñuble / Secano Interior / Chile

Agrícola Macatho es un pequeño proyecto puesto en marcha por la pareja de viticultores formada por la chilena Macarena del Río y el francés Thomas Parayre. Es un proyecto esperanzador basado en generar pequeñas producciones parcelarias de vinos naturales a partir de la recuperación y cuidado manual de viejos viñedos junto a los campesinos nativos que durante muchos años los han cultivado y mantenido vivos. Son parcelas aisladas situadas en el Sur profundo chileno de los Valles de Itata y del Maule.

Macarena y Thomas, como otros muchos pequeños viñateros chilenos independientes, producen vinos campesinos simples y puros, los vinos «de toda la vida» de la gente que vive en el campo, vinos que allí llaman pipeños, una tipología que está reviviendo en Chile mientras genera una nueva visión de lo que es un vino de calidad lejos de las guías, los premios, el supuesto progreso y de la evolución de la industria enológica. Son vinos elaborados con viejísimas cepas sin injertar de variedades muy antiguas sin mutar que llevaron hace siglos los colonos europeos, principalmente desde España. Son variedades como País, conocida también como Uva Corriente, Moscatel, Granacha, Cariñena o Cinsault. Son vinos de factura simple, cuidando la calidad del fruto en el viñedo, despalillando los racimos en zarandas y fermentando los mostos en lagares de cemento sin control de temperatura y sin añadido alguno. Las crianzas se hacen en viejas barricas de madera hechas con madera de un árbol nativo llamado raulí, pero por poco tiempo, ya que no pretenden ser vinos finos por su crianza y generalmente se vende cuando son jóvenes y están exultantes de fruta viva, con uno o dos años de vida. Vinos campesinos a rebosar de autenticidad que está generando, dentro del pequeño mundo del vino artesanal, una especie de orgullo y de esperanza sobre el patrimonio que se conserva en el Sur de ese país, no sólo a nivel de cepas de vitis vinifera antiguas que ya casi no existen en otros lugares del mundo, sino que también en formas de hacer el vino que no han cambiado desde hace siglos.

«Le Cinsault (de Treguaco, Regió Ñuble, Valle de Itata) que comienza a hinchar sus yemas y llenarse de sus compañeras anagallis arvensis, «pinpinella» en español o «mouron» en francés, indicadora de suelos sueltos, existe en azul y rojo, dependiendo del pH de este. Utilizada en homeopatía, esta pequeña hierba anual vivirá con las viñas un par de semanas para reflorecer a la temporada siguiente».

En la bodega todo el trabajo que han hecho para vinificar es manual y tradicional, fermentando el mosto de forma natural con las levaduras indígenas y sin control de temperatura en lagares de cemento, antes de pasar al las pipas de raulí. Embotellan sin filtrar ni clarificar y no añaden SO2 en ningún momento de la vinificación ni del embotellado.

LOS VINOS EN LA STORE

A La Store acaban de llegar cuatro de sus vinos. Por la simplicidad en la elaboración se puede decir que sus vinos son solo jugo de uva fermentado. Con apenas 12,5 % alcohol y sin sulfitos añadidos (sobre 10 – 15 mg/l) son vinos tintos de perfil fresco y vigoroso, de carácter aromático con bonitas fragancias a fruta roja ácida silvestre, a vegetales y flores, con notas a pimienta blanca, tierra y ahumados. Hay que beberlos algo frescos, sobre los 14-16ºC, y en copas que permitan que se vayan abriendo. Por su sutileza aromática y su fluidez, parecerán vinos frágiles, pero nada más lejos de la realidad, de hecho, puedes estirar la botella abierta durante varias semanas e irás viendo su evolución manteniéndose siempre vivo, definido, abierto y perfumado. 

TINAJACURA 2016 – 34,73 € – está elaborado con Cinsault y Carignan procedentes de viejos viñedos de Guarilihue, Valle de Bio-Bio.

«Carignan & Cinsault mezclado en las colinas de Guarilihue. Un gran merci a don Pedro y su familia que nos dejó entrar a esta viña y nos permitió cambiar el estilo de agricultura…. cultivo sin químicos y con mucho amor! «

TOCA TIERRA 2017 – 34,73 € – elaborado con uva País procedente de viejísimas cepas situadas en el Valle de Itata con una larga maceración de 69 días.

Uva País – «Alineadas para seguir resistiendo cientos de años más …. Cuando tienes más de 150 primaveras… No te entran balas… «

ALLÍPALLÁ 2017 – 34,73 € está elaborado con las variedades País en un 60 %, Garnacha tinta en un 25% y Mourvedre en un 15%, uvas procedentes de viejos viñedos del Valle del Maule.

SEGUNDO FLORES2017 – 34,73 € – elaborado con uva de Pilén, Cauquenes, en el Valle del Maule, viejísimas parras de uva País cultivadas por Tilita, Leonel, Alicia y Manuel …

«Pilen … el más alto, el más al norte, el más difícil, el más tardío … el más querido…  El amor que siento por este lugar y su gente es indescriptible… Un pedazo del edén en lo alto de la cordillera Maulina que resiste a no desaparecer».

«Pilén despierta … Así luce una viña que nunca ha recibido herbicida, una multitud de «malezas» de distintas especies cohabitan sin causar ningún tipo de competencia en estás viejas parras».

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

COMPLÉMEN’TERRE

Manuel Landron & Marion Pescheux vignerons en La Haye Fouassière

Nantes/Pays de Loire/Francia

« Nous aimons notre produit et ne souhaitons pas prendre les risques qui nous mettraient en péril. Le plus sain c’est l’équilibre de chacun, du bonheur des vendangeurs au sourire des enfants , à la motivation qui progresse jusqu’à votre plaisir de boire un vin bon et qui fait du bien avant même d’avoir été consommé ».

Manuel Landron y Marion Pescheux son una pareja de jóvenes vignerons en La Haye Fouassière, en el llamado vignoble Nantais En la costa del Valle del río Loire. Tras unos años trabajando en Nueva Zelanda en Felton Road y desspués en Chile junto a Louis Antoine-Luyt, y otros dos años juntos trabajando en viñedos de la vecina zona Montlouis, iniciaron su proyecto vitivinícola en su región de Nantes en el año 2013. Manuel es hijo del ya mítico vigneron Jo Landron, quien le formó y les ayudó a iniciar su propio proyecto al que llamaron Complémen’Terre

Las 4 parcelas que cultivan suman un total de 8,5 ha y están a una altitud de alrededor de 50 metros. La Haye Fouassière se  sitúa en la parte sur del Massif Armoricain, gran macizo que conforma toda esta parte noroeste de Francia de las regiones de Bretagne, Normandie, Nouvelle-Aquitaine y el Pays de la Loire. En esta parte Sur, desde Nantes hasta las regiones de Anjou y Vendée, una zona dibujada por los ríos Maine y Sèvre que generan infinitos valles y laderas, los suelos están compuestos por roca ignea de granito que conforma la base del suelo de los viñedos. En la superficie se encuentran multitud de otros tipos de suelos, principalmente de origen metamórfico o volcánico generados entre el Precámbrico y el final de la Era Primaria, suelos a los que llaman gneiss, orthogneiss, anphibolite, gabbro, serpentinite, grès y micaschistes, y algo de suelo sedimentario compuesto de grava, areniscas y limo. Los viñedos de Complémen’Terre están compuestos principalmente de orthogneiss, anphibolite y una parte también de arenisca (arcilla de grava).

Cultivan 2 variedades, la principal es la tradicional de la región llamada Melon de Bourgogne o Muscadet (8 ha) y tienen también algo más de media hectárea de Folle Blanche.

Su cultivo está basado en una respetuosa agricultura con métodos siguiendo parte de Biodinámica. Obtuvieron el certificado de Nature et Progrès en el 2018. Todo el trabajo se hace a mano, tanto en el viñedo como en la bodega, trabajando sin productos fitosanitarios ni aditivos, respetando la integridad del carácter de la fruta y de cada parcela, por eso elaboran muchas cuvées diferentes según los diferentes terroirs pese a la pequeña producción que hacen, “nous aimons la diversité des terroirs et des modes de vinification, la cave est ainsi notre « terrain de jeux », c’est pour cela que nous produisons 9 cuvées”.

En la bodega las fermentaciones son naturales a partir de un pie de cuba que generan una semana antes de la vendimia y todos los procesos que se hacen sigue el calendario lunar. Aunque hacen continuas experimentaciones, los vinos generalmente no se maceran con las pieles. Sí que hacen la transformación maloláctica y se mantienen madurando bastante tiempo junto a las lías. Para los procesos de vinificación y crianza utilizan pequeños depósitos de cemento y la madera neutra y usada de barricas, demi-muits y foudres. Sólo se añade, si es necesario, una pequeña de cantidad de sulfuroso (máximo 25-30 mg / l en total) al final del proceso antes de embotellar los vinos, que se hace sin clarificación.

SUS VINOS EN LA STORE

Los diferentes tipos de suelos que tienen originan sus cuatro cuvées principales a las que llaman Croix Moriceau, NoLem, Le Breil y Le Mortier Gobin. En La Store tenemos tres de estos vinos blancos, vinos afrutados y refractantes aparentemente sencillos pero que guardan tras la fruta una vibrante acidez y una mineralidad vertebradora. Inicialmente se muestran algo austeros y apretados, pero enseguida con el oxígeno cogen amplitud en la boca y se vuelve untuosos y expresivos, siempre avivados por una matriz de acidez y mineralidad que los hace alargados, persistentes y energéticos. Por su bajo grado alcohólico y su perfil atlántico se beben fácil y combinan perfectamente con platos de marisco y pescado ya que son eminentemente de mar, con toques salinos y a pedernal, con ostras es un clásico maridaje histórico, también acompañarán muy bien platos de carnes blancas, de verduras, patés o quesos de pasta blanda y corteza enmohecida.

Nolem 2017 – 21,80 € – Este vino está elaborado con 100 % uva Melon de Bourgogne procedente de una parcela de 1,5 ha con suelos de arenisca y gres. La vinificación fue muy sencilla; la uva se prensó directamente muy suavemente y el mosto pasó a fermentar en barricas, demi-muits de 600 L y foudres durante 10 meses, donde también hizo la transformación maloláctica. Después se ensambló en una tina durante 1 mes antes del embotellado sin filtración ni clarificación. Tiene 25 mg / l de sulfitos totales.

Muscadet Sèvre et Maine AOC Le Breil del 2017 -23,90 € está elaborado con 100 % uva Melon de Bourgogne procedente de una parcela de 0,5 ha con el mismo nombre, situada en la ladera opuesta a la del viñedo de Mortier Gobin, una parcela con cepas plantadas entre 1976 y 1986 con suelos de orthogneiss, cuarzo y y sílice. La vinificación fue muy sencilla; la uva se prensó directamente muy suavemente y el mosto pasó a fermentar en un depósito de hormigón, donde también hizo la transformación maloláctica y maduró junto a las lías durante 17 meses. Tiene una pequeña dosis de sulfuroso (20 mg / l de sulfitos totales).

Muscadet Sèvre et Maine AOC Le Mortier Gobin 2017 – 24,50 € – esta cuvée es una de las más opulentas que elaboran. La uva procede de una pequeña parcela de 0,5 ha de cepas plantadas en 1959 en una ladera con suelos de orthogneiss y gres. Los racimos se prensaron directamente con suavidad y el mosto pasó a fermentar y hacer la transformación maloláctica en un depósito de cemento, donde permaneció madurando 15 meses junto a las lías. Se embotelló con una dosis muy baja de So2 de 20 mg / l de sulfitos totales.

Sus vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

MAURICIO GONZÁLEZ CARREÑO

Vinos tradicionales campesinos en Yumbel – Valle del Bío-Bío – Regíón Sur de Chile

VITIVINICOLA ESTACION YUMBEL – QUINTA DE UNIHUE

“Nuestro viñedo y bodega llevan el nombre de la antigua estación de tren cercana. Cultivamos viejos viñedos. Nuestras prácticas de viticultura y enología son parte del patrimonio agrícola tradicional de los españoles coloniales”.

La pequeña bodega de Mauricio González Carreño y su familia se llama Quinta de Unihue y está en Yumbel Estación, en el Valle de Bío-Bío, en la zona conocida como Secano Interior, situada en la región Sur de Chile, entre Los Andes, el Pacífico y el volcán.

Resurrección del vino pipeño, el patrimonio del vino chileno más auténtico

Mauricio es parte activa de ese resurgimiento que se está dando desde hace algunos años en la vitivinicultura chilena más auténtica y valiosa tras más de un cuarto de siglo de abandono. Hace vinos con la misma filosofía que otros pequeños productores chilenos como Roberto Henríquez, Manuel Moraga y  Renán Cancino, siendo todos elaboradores que reeditan los viejos vinos pipeños sencillos, los vinos “campesinos” como ellos dicen, vinos llenos de personalidad, origen, historia y territorio que elaboran a partir de un cultivo orgánico y sin irrigación de viejas vides sin injertar. Los 4 juntos forman la Asociación de Productores de Vinos Tradicionales Campesinos de Chile (PVCh), creada en el año 2014 y dirigida por Macarena Lladser, sumiller, fotógrafa y gran defensora del vino natural.

Tras trabajar durante años en varios proyectos de diversa índole y tecnicismos como Altos de las Hormigas en Argentina, volvió a Chile y fue socio y productor en el valioso proyecto artesanal de vinos chilenos llamado Tinto de Rulo. Recientemente se instaló en una zona del campo al Sur, en el llamado Fundo Quinta de Unihue, en el secano costero, para poder producir vinos sencillos con la mínima intervención en una austera bodega de adobe tradicional. Para ello cultiva en suaves laderas entre bosques y matorral 4 hectáreas plantadas con viejas cepas centenarias supervivientes de uva País, principalmente, y algo de Malbec y Carignan injertados sobre viejas cepas de País. La uva País, también conocido como Misión o Listán Prieto, y otras como la Cariñena o la Moscatel, llegaron a Chile con los colonizadores españoles hace ya unos cuantos siglos, seguramente a través de las Islas Canarias.

Son parras de más de 200 años sobre suelos graníticos y volcánicos, cepas que forman parte de ese gran patrimonio que se conserva en el Sur de Chile de vides que son las más antiguas del mundo.  Estas impresionantes y ancianas cepas autorreguladas, las cultiva acompañando su lenta evolución manualmente, con la azada, y sin utilizar productos químicos, sólo azufre aplicado dos veces, y sin riego.

En su pequeña bodega vinifica de manera tradicional con mínimas intervenciones, sin productos químicos ni manipulaciones artificiales, como siempre se ha elaborado en esta zona rural de Chile aislada de la evolución de la industria enológica, vinos “naturales” que en Chile dicen que son “a poto pelao”, sin nada, solo jugo de uva fermentado. Limpia con SO2 los utensilios, pero no usa nada en la elaboración del vino.

Mauricio busca vendimiar tempranamente para conseguir una fruta más ácida y aportar más tensión y frescor a sus vinos. La uva se despalilla manualmente con zaranda de madera de coligüe y las fermentaciones se hacen de forma espontánea con las levaduras indígenas y sin control de temperatura en viejas tinas de madera o en tinajas, duran un mes aproximadamente. Las crianzas se dan en viejas pipas de unos 80 años de madera de haya raulí, un árbol nativo de Chile similar a la haya. Los vinos se embotellas sin filtrados, sin clarificados y sin añadir sulfitos. Pura uva. 

SU VINO EN LA STORE

Elabora diversos vinos con uva País, Malbec, Carignan y un Moscatel de Alejandría en Tinaja maravilloso. Pese a su pequeña producción, por suerte a la Store acaban de llegar algunas botellas de uno de sus vinos:

Quinta de Unihue de la añada 2017 – 31,21 €

Está elaborado con uva País 100% y es un vino tinto de media capa de perfil fresco y jugoso, muy bebible, un vino ligero y con nervio, algo salvaje, un vino que regala multitud de fragancias a fruta roja ácida como cerezas y cassis, a cítricos como el pomelo, a flores silvestres y con un sinfín de sutiles perfumes que le aportan complejidad y profundidad con recuerdos a bosque y matorral, regaliz, mentolados y tierra húmeda… Un vino tinto para disfrutar de los vinos chilenos más puros y representativos que nos transportan en el tiempo a otras épocas y nos ofrecen nuevos perfiles aromáticos y gustativos. Tómalo algo fresco sobre 14-16 ºC y en copas lo suficientemente grandes como para que vaya abriéndose poco a poco y pueda mostrar tosa su sutileza.

Quinta de Unihue puedes encontrarlo en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

CLUB 70 SUPER CYCLO FEBRERO 2020


Complemen’Terre Le Breil 2017

La Haye Fouassière / Nantes / Pays de Loire/ Francia

« Nous aimons notre produit et ne souhaitons pas prendre les risques qui nous mettraient en péril. Le plus sain c’est l’équilibre de chacun, du bonheur des vendangeurs au sourire des enfants , à la motivation qui progresse jusqu’à votre plaisir de boire un vin bon et qui fait du bien avant même d’avoir été consommé ».

Manuel Landron y Marion Pescheux son una pareja de jóvenes vignerons en La Haye Fouassière, en el llamado vignoble Nantais EN la costa del Valle de la Loire. Tras unos años trabajando en viñedos de Chile junto a Louis Antoine-Luyt y EN Nueva Zelanda, y otros tantos en viñedos de la vecina zona Montlouis,  iniciaron su proyecto vitivinícola en su región natal de Nates en el año 2013. Manuel es hijo del vigneron Jo Landron, quien les ayudó a iniciar su propio proyecto al que llamaron Complémen’Terre

Las 4 parcelas que cultivan suman un total de 8,5 ha y están a una altitud de alrededor de 50 metros. La Haye Fouassière se  sitúa en la parte sur del Massif Armoricain, gran macizo que conforma toda esta parte noroeste de Francia de las regiones de Bretagne, Normandie, Nouvelle-Aquitaine y el Pays de la Loire. En esta parte Sur, desde Nantes hasta las regiones de Anjou y Vendée, una zona dibujada por los ríos Maine y Sèvre que generan infinitos valles y laderas, los suelos están compuestos por roca madre de granito que conforma la base de los viñedos. En la superficie se encuentran multitud de otros tipos de suelos, principalmente de origen metamórfico o volcánico generados entre el Precámbrico y el final de la Era Primaria, suelos como el gneiss, orthogneiss, anphibolite, gabbro, serpentinite, grès y micaschistes, y algo de suelo sedimentario compuesto por areniscas y limo. Los viñedos de Complémen’Terre están compuestos principalmente de orthogneiss, anphibolite y una parte también de arenisca (arcilla de grava). Cultivan 2 variedades, la principal es la tradicional de la región llamada Melon de Bourgogne o Muscadet (8 ha) y tienen también algo más de media hectárea de Folle Blanche.

Su cultivo está basado en una respetuosa agricultura con métodos siguiendo parte de Biodinámica. Obtuvieron el certificado de Nature et Progrès en el 2018. Todo el trabajo se hace a mano, tanto en el viñedo como en la bodega, trabajando sin productos fitosanitarios ni aditivos, respetando la integridad del carácter de la fruta y de cada parcela, por eso elaboran muchas cuvées diferentes pese a la pequeña producción que hacen, “nous aimons la diversité des terroirs et des modes de vinification, la cave est ainsi notre « terrain de jeux », c’est pour cela que nous produisons 9 cuvées”.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

En la bodega las fermentaciones son naturales a partir de un pie de cuba que generan una semana antes de la vendimia y todos los procesos que se hacen sigue el calendario lunar. Aunque hacen continuas experimentaciones, los vinos generalmente no se maceran con las pieles. Sí que hacen la transformación maloláctica y se mantienen madurando bastante tiempo junto a las lías. Para los procesos de vinificación y crianza utilizan depósitos de cemento y la madera neutra y usada de barricas, demi-muits y foudres. Sólo se añade, si es necesario, una pequeña de cantidad de sulfuroso (máximo 40 mg / l en total) al final del proceso antes de embotellar los vinos, que se hace sin clarificación.

Este vino llamado Le Breil del 2017 que te envía Super Cyclo está elaborado con 100 % uva Melon de Bourgogne procedente de una parcela de 0,5 ha con el mismo nombre y con suelos de orthogneiss y cuarzo. La vinificación fue muy sencilla; la uva se prensó directamente muy suavemente y el mosto pasó a fermentar en una tina de acero inoxidable donde también hizo la transformación maloláctica y maduró junto a las lías durante 17 meses. El embotellado se hizo manualmente sin filtración ni clarificación y una pequeña dosis de sulfuroso (20 mg / l de sulfitos totales). Es un vino blanco de perfil atlántico, con apenas 12,5 % alc / vol. Inicialmente se muestra fresco y apretado, salino y mineral, pero enseguida coge amplitud en la boca y se vuelve untuoso y expresivo, siempre avivado por una matriz de acidez y mineralidad que lo hace alargado, persistente y energético. Tómalo fresco pero no demasiado frío, sobre 10-12 ºC grados estará bien, y en copas grandes de tipo vertical. Estará perfecto con platos de marisco y pescado ya que es un vino eminentemente de mar, con ostras es un clásico maridaje territorial de la zona, pero también acompañará muy bien  platos de carnes blancas, de verduras, patés o quesos de pasta blanda y corteza enmohecida.

Agrícola Macatho Allípallá 2017 

San Nicolás / Región de Ñuble / Secano Interior / Chile

Agrícola Macatho es un pequeño proyecto puesto en marcha por la pareja de viticultores formada por la chilena Macarena del Río y el francés Thomas Parayre. Es un proyecto esperanzador basado en generar pequeñas producciones parcelarias de vinos naturales a partir de la recuperación y cuidado manual de viejos viñedos situados en el Sur profundo chileno de los Valles de Itata y del Maule.

Macarena y Thomas, como otros muchos pequeños viñateros chilenos independientes, producen vinos campesinos simples y puros, los vinos «de toda la vida» de la gente que vive en el campo, vinos que allí llaman pipeños, una tipología que está reviviendo en Chile mientras genera una nueva visión de lo que es un vino de calidad lejos de las guías, los premios, el supuesto progreso y de la evolución de la industria enológica. Son vinos elaborados con viejísimas cepas sin injertar de variedades muy antiguas sin mutar que llevaron hace siglos los colonos europeos, principalmente desde España. Son variedades como País, conocida también como Uva Corriente, Moscatel, Granacha, Cariñena o Cinsault. Son vinos de factura simple, cuidando la calidad del fruto en el viñedo, despalillando los racimos en zarandas y fermentando los mostos en lagares de cemento sin control de temperatura y sin añadido alguno. Las crianzas se hacen en viejas barricas de madera hechas con madera de un árbol nativo llamado raulí, pero por poco tiempo, ya que no pretenden ser vinos finos por su crianza y generalmente se vende cuando son jóvenes y están exultantes de fruta viva, con uno o dos años de vida. Vinos campesinos a rebosar de autenticidad que está generando, dentro del pequeño mundo del vino artesanal, una especie de orgullo y de esperanza sobre el patrimonio que se conserva en el Sur de ese país, no sólo a nivel de cepas de vitis vinifera antiguas que ya casi no existen en otros lugares del mundo, sino que también en formas de hacer el vino que no han cambiado desde hace siglos.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Este mes Super Cyclo te envía unos de sus vinos al que llaman ALLÍPALLÁ. La añada 2017 está elaborado con las variedades País en un 60 %, Garnacha tinta en un 25% y Mourvedre en un 15%, uvas procedentes de viejos viñedos del Valle del Maule. En la bodega todo el trabajo que han hecho para vinificar este vino es manual y tradicional, fermentando el mosto de forma natural con las levaduras indígenas y sin control de temperatura en lagares de cemento y madurándolo en viejas pipas de madera de raulí. Por la simplicidad en su elaboración se puede decir que este AllíPallá es solo jugo de uva fermentado. De apenas 12,5 % alcohol y sin sulfitos añadidos (2 mg/l) es un tinto de perfil fresco y vigoroso y muy aromático con bonitas fragancias a fruta roja ácida silvestre, a vegetales y flores, con notas a pimienta blanca, tierra y ahumados. Bébelo algo fresco sobre los 14-16ºC y en copas que permitan que se vayan abriendo. Por su sutileza aromática y su fluidez, parecerá un vino frágil, pero nada más lejos de la realidad, de hecho, puedes estirar la botella durante varias semanas e irás viendo su evolución manteniéndose siempre vivo, definido, abierto y perfumado. 

Mesina Giovanni Battista Rozzo 2018

Pianello / Umbria / Italia

“I Vini di Giovanni” es Giovanni Battista Mesina, más conocido localmente como «el pastor que hace vino». Sus vinos durante tiempo fueron destinados para el consumo en su pueblo pero, por suerte, con la ayuda del consultor y enólogo Danilo Marcucci, embotelló y empezó a comercializar una pequeña cantidad de su escasa cosecha del 2017.
La familia Mesina es originaria de Cerdeña, pero se mudaron al centro de Umbría cuando Giovanni era un niño en busca de pastos donde poder criar ovejas y hacer queso. Se instalaron en Pianello, un precioso lugar lleno de colinas al norte de Perugia. Allí el negocio familiar desde siempre ha sido la cría de ovejas, unas 1.000 tienen actualmente, y el trabajo diario en la pequeña granja que tienen con diversos cultivos como olivos, árboles frutales y unas tres hectáreas de viñedo. En este viñedo crecen una mezcla de las típicas variedades tintas de la región como Vernaccia Rossa, Sangiovese, Montepulciano y Cilliegolo, y también tienen plantada la variedad blanca originaria de Cerdeña llamada Vermentino. Giovanni siempre ha elaborado una pequeña cantidad de botellas de vinos de una manera intuitiva, autodidacta, sencilla y natural, vinos sencillos con la mínima intervención, sin productos químicos ni ningún tipo de aditivo, vinos llenos de autenticidad y territorio, «da uve vinificate naturalmente».

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Hace tres vinos, unas 2.000 botellas de cada vino; un vino blanco vibrante y muy refrescante llamado “Il Vermentuzzo” que está elaborado con la uva sarda Vermentino; una locura de vino clarete que se llama “Il Chiaretto” un rosado mezcla de un 90% Vernaccia Rossa y un 10% de Ciliegiolo, y el vino que te envía este mes Super Cyclo, su «Il Rozzo”. Es su vino tinto elaborado con un 90% Sangiovese y un 10% Montepulciano, un vino de carácter rústico pero fluido, jugoso y maduro con una buena estructura y profundidad,  muy fácil de beber, un vino ágil perfecto para tomarlo algo fresco sobre los 14-16ºC y en copas grandes para que vaya expresando todo el carácter del campo de Umbria. Por su frescor y fluidez podrás beberlo como aperitivo con embutidos italianos como prociutto o mortadella, y estará tremendo con  patés, platos de pasta con verduras o de carne de cerdo como una baggiana de Perugia, un bocadillo de Porchetta o alguna carne asada con trufa negra de la región. 

CLUB 50 LADY PRUÏNA FEBRERO 2020

Castell d’Encús CUPS 2018

Talarn / Pallars Jussà / Costers del Segre / Lleida / Catalunya

EL CELLER DELS PIRINEUS
« Vinyes a més de 1.000 m, trulls de pedra del segle XII on fermenta el vi, la tecnologia més avançada i sobretot una voluntat de recerca, experimentació i preservació del medi ambient ».

Raül Bobet explica que puso en marcha su proyecto de elaboración de vinos con una clara vocación experimental  juntando tradición, conocimiento e innovación. La finca de Castell d’Encús está situada en el Pallars Jussà, en los Pirineos, dentro de la Denominación de Origen Costers del Segre, en un territorio de montaña donde las 25 ha de viñedos que plantó Raül conviven entre 70 ha de bosques. El clima fresco de la zona permitió que se plantaran de forma experimental variedades como Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Pinot Noir, Syrah, Petit Verdot, Sauvignon Blanc, Riesling, Semillon y Albariño, variedades que no se desarrollan bien en climas más cálidos, pero que en esta finca disponen de unas condiciones idóneas para su desarrollo, una ubicación privilegiada por su altitud entre los 850-1250 m que le aporta al viñedo, a parte de un clima fresco de tipo continental, una gran captación solar que permite una maduración óptima del fruto.

“El projecte de Castell d’Encus es gesta durant vàries dècades d’aprenentatge i meditació. No és més que la persecució d’un somni a través d’un llarg camí -sens fi- que representa un repte i alhora una obsessió per fer vins elegants i frescos a través de la recerca i experimentació i que descriguin el nostre paisatge, clima, costums… El nostre emplaçament al Pirineu lleidatà exemplifica molt bé la nostra proposta”.  
 
Los viñedos se cultivan de forma ecológica sin utilizar pesticidas, herbicidas, fungicidas ni ningún tipo de tratamiento nocivo para el suelo y la biodiversidad del viñedo y su entorno. Las cepas están plantadas con un sistema de conducción en espaldera y en una alta densidad, trabajando el viñedo para conseguir unos rendimientos bajos. Los suelos son predominantemente  de composición franco-calcárea, de bajo contenido en materia orgánica y muy ácidos, con un bajo PH. Este factor,  junto a la climatología continental de un lugar con tanta altura que aporta una aireación regular y un gran contraste térmico entre la noche y el día, actúan como agentes protectores de la planta y hacen que puedan obtener uva sana de forma natural. Una calidad de uva que genera vinos muy expresivos aromáticamente, finos y elegantes,  complejos y con un gran potencial de guarda. Sin duda, estas condiciones privilegiadas para el cultivo ya las debían intuir  los monjes en el siglo XII cuando se instalaron en ese reducto de Talarn.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Este vino que te envía Lady Pruïna este mes es una muestra de la voluntad de experimentación incansable de Raül. En ese entorno privilegiado en el que está ubicada la finca, existen unos pocos lagares de piedra de origen medieval en medio del bosque que construyeron los monjes Hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén en el s.XII para poder elaborar sus vinos. Raül los recuperó y ya hace tiempo que experimenta la vinificación en estos lagares y para Monvinic Store nos ha regalado la oportunidad de tener un vino blanco elaborado de la manera más similar a la que debían utilizar aquellos monjes; parte de la vendimia seleccionada de la añada 2018 de uva Sauvignon Blanc con una lata acidez  se despalilló y se llevaron las uvas en pequeñas cajas de 10 kg hasta el lagar en el bosque donde se introdujo entera, sin raspón, para que realizara una fermentación espontánea con las levaduras indígenas de la uva y del lugar, a la intemperie, una fermentación que se dio en contacto con las pieles durante 23 días, con la sola protección de un plástico para evitar la lluvia. Una vez el mosto fermentó completamente, el vino estuvo unos meses en dos barricas usadas de roble francés en contacto con las lías, hasta su embotellado, que se ha hecho sin clarificar. No lleva ningún tipo de sulfito añadido en ningún proceso de la vinificación.

Es un vino blanco de elaboración simple, un vino auténtico y representativo de este territorio y su histórica viticultura. Un vino fresco y vigoroso, con una acidez muy marcada que lo hace definido y extendido, de cuerpo medio y una estructura tánica correspondiente a una maceración con pieles, lo que le confiere mucha longitud en boca. Se ofrece en aromas a fruta de hueso y amarilla como albaricoque y membrillo, a hierbas aromáticas de bosque, especias, humos y pedernal… en la botella irá desarrollándose en complejidad y densidad en boca. Bébelo fresco pero no demasiado frío, sobre los 10-12ºC estará muy bien, y en copas grandes sirviendo poco para que vaya expresándose. Es un vino que una vez abierta la botella aguantará mucho tiempo ya que por su salud la oxidación no deteriora sus características si no que, por el contrario, respira y va aumentando su complejidad y vitalidad. Puedes tomarlo con un sinfín de propuestas de maridaje como un rico aperitivo con conservas y salazones, con platos de pescado y marisco, de verduras, de setas, de carne de ave, con quesos… estará genial con algún plato tradicional de la cocina pallaresa como un Arròs amb bolets Carreretes. 

Christophe  Lindenlaub «A Griffes Acerees» Riesling Nature 2016

Dorlisheim / Alsacia / Francia

La familia Lindenlaub ha estado cultivando vides en Alsacia desde finales del s.XVIII. Christophe es hoy en día el sucesor de esta saga de pequeños vignerons y cultiva con la misma pasión, tradición y respeto por este patrimonio natural familiar que tenían sus antecesores. Trabaja una agricultura orgánica desde el año 2009 en 10 hectáreas que se extienden en pequeñas parcelas sobre las laderas llamadas Husaren, Stierkopf y Rangenberg situadas los pueblos de Dorlisheim y Mutzig, en Molsheim, en el departamento del Bajo Rin alsaciano, parcelas con suelos variados de caliza, arcilla y arena.  El reto de este pequeño viticultor es crear vinos naturales de alta calidad con un cultivo y una vinificación en total respeto por la naturaleza y el medio ambiente, sin artificios y sin utilizar productos químicos. Desde el año 2009 trabaja todo de manera orgánica y con esta línea de labor artesanal obtuvo la certificación AB en 2012. 

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

En la bodega vinifica con una intervención lo menos invasiva posible, buscando la personalidad natural de la fruta, la expresión del lugar. Por eso sus vinos están llenos de energía, son expresivos, fragantes y con mucho extracto de fruta . Este Rieslig que te envía Lady Pruïna este febrero fermentó de manera espontánea y muy lentamente en una pequeña tina de acero inoxidable, sin control de temperatura y, tras una corta estabilización natural, se embotelló sin filtrar, sin clarificar y sin adición de sulfitos (8 mg/l). Es una bomba de materia, con mucha presencia en boca, amplio y gustoso, envolvente y persistente, pero con una marcada acidez que da aporta mucha vida y frescor. Aromáticamente es intenso, predominando una fragancia cítrica refrescante a cítricos como el  pomelo y la mandarina, con notas a flores silvestres y especias.

Bébelo fresco sobre los 8-10º, en copas grandes de forma vertical, si puedes decantalo porque tiene diversas familias de aromas que irán apareciendo con la oxigenación. La posibilidad de maridaje con alimentos es muy amplia ya que, además de aportar mucha frescura, tiene una densidad y potencial aromático suficiente para poder combinar con platos muy sabrosos e intensos. Irá bien acompañado por ejemplo de pescados ahumados, carnes muy grasas como el pato, con foie y rillette, con platos de pescado como arroces sabrosos, calderetas y fideua, con todo tipo de marisco, con comida asiática y muy condimentada y, por supuesto,  tiene muy buena combinación con la mayoría de quesos evolucionados y complejos de cuajada enzimática de pasta blanda y de corte. Lo mejor es beberlo con un buen Baeckeoffe, un típico estofado alsaciano hecho con carne de cerdo y patatas macerados y cocidos durante horas con vino blanco.

Calabretta Cala Cala Rosso NV

Randazzo / Etna / Catania / Sicilia / Italia

Calabretta forma parte de esas pequeñas bodegas significativas en el redescubrimiento que se da desde hace unos años de la región siciliana del Etna como territorio significativo en la producción de vinos artesanales de gran calidad. Una resurrección que se da tras años de olvido, un olvido que, por otro lado, ha permitido que se hayan mantenido un importante patrimonio de tradicionales y formas locales de cultivar y elaborar vino. Hoy en día Massimiliano representa la cuarta generación de viñateros de la familia Calabretta en esta región al norte de Catania.

“Il Magma nell’anima”

La región del Etna es un lugar influenciado por el gran volcán activo de más de 3.000 m de altitud. Aún así, muestra una gran heterogeneidad en cuanto a terruños y parcelas ya que cuenta con gran variedad de tipos de suelos, de exposiciones, de microclimas y de alturas. Los suelos volcánicos predominan en toda la zona pero hay una gran variabilidad de texturas según la composición de la lava que forman lo que ellos llaman el  suelo «ripiddu».

“Questa diversità “tettonica” ha originato suoli con eterogenee caratteristiche fisico/chimiche che, unitamente a differenti quote altimetriche (da 600 a 1000 m) ed esposizioni al sole, ha dato vita a “contrade viticole” con caratteristiche pedo-climatiche non uniformi e che generano vini dalle marcate particolarità organolettiche”

Desde la década de 1990, Massimo y Massimiliano, padre e hijo, han cultivado sus propios viñedos, algunos de gran calidad como Passopisciaro, Calderara y Solicchiata, parcelas con viejas cepas de las antiguas cepas sicilianas Nerello Mascalese y Nerello Cappuccino conducidas con la tradicional poda en vaso llamada “alberello”. Están ubicadas en terrazas de muros de piedra seca muy antiguos que ellos recuperan manualmente año tras año. El  trabajo en el campo que hacen, sigue las formas tradicionales de la viticultura centenaria del Etna, de forma orgánica, haciendo todas las labores a mano con la azada, sin productos químicos. Este tipo de cultivo orgánico, junto a la altitud de los viñedos, que está entre 600 y 1000 m, y el viento constante, facilita la salud del las cepas, por eso en el campo solo han de hacer unos pocos tratamientos de superficie con azufre y sulfato de cobre. También promueven la cubierta vegetal para ayudar a generar un buen equilibrio en la biodiversidad y cuando es necesario aran para airear el suelo.

La vendimia se da tardíamente a mediados de octubre, un momento en el que el fruto, que ha madurado muy lentamente, está en su madurez perfecta. Esta vendimia tan tardí en un clima del mediterráneo y Sur lo consiguen por diversos factores: el más significativo es la influencia de la “terra nera” volcánica, un tipo de suelo que permite que sólo se caliente la superficie pero no sucede así con el interior de la tierra, que se mantiene fresca y húmeda. También hay que sumar otras condiciones de la región como la gran oscilación de térmica entre el día y la noche, las precipitaciones habituales y la influencia de un viento regular que enfría las plantas. Con todas estas condiciones, los buenos viñateros del Etna consiguen, en un clima tan caluroso y con una alta radiación solar, hacer vinos de perfil fresco que parecen de un clima de otra latitud más norte. 

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Este mes de febrero Lady Pruïna te envía su vino tinto Cala Cala Rosso. Está vinificado en el pueblo de Randazzo  donde tienen su bodega subterránea con varios niveles excavados en la roca de lava, una ubicación que permite condiciones ideales y totalmente naturales de temperatura y humedad. Allí almacenan barricas y grandes botti de madera muy vieja de roble eslavo que les permiten hacer largas crianzas, algunas de más de 10 años, como se hacían en el pasado, consiguiendo una precipitación natural de las lías y los tartratos y afinando los vinos.

Cala Cala significa «Gulp, Gulp», que es probablemente la mejor manera de describir este vino ya que es uno de sus vinos más frescos y fluidos que elaboran. Está hecho con uva de las variedades Nerello Mascalese en un 95% y Nerello Cappuccio el 5% procedente de las varias parcelas alrededor del volcán que posee Calabretta, a unos 750 m de altitud y con exposiciones variadas. Parte de la composición de este vino son vinos de guarda hechos a partir de viñedos viejos, vinos desde el año 2005 envejecidos en los grandes botti, y la otra parte son vinos más jóvenes, de dos o tres añadas, hechos a partir de las cepas más jóvenes, vinos que han permanecido un corto tiempo en tinas de acero inoxidable. Es un vino mezcla de añadas y de estilos que es una representación sencilla y auténtica de todo el territorio y la manera de hacer de ellos. Con apenas 13.5% vol de alcohol, se muestra profundo y superficial a la vez, austero y delicado, suave y algo tánico a la vez… una locura de aromas a tierra, humo y pedernal que a ratos están por encima de los afrutados y florales, que se muestran más tímidos y complejos, un vino necesario para entender cómo son los vinos de este lugar de mar, calor y frescos suelos volcánicos. Tómalo fresco sobre los 14- 16ºC y en copas grandes de tipo vertical sirviendo poca cantidad. Es para morirse si lo disfrutas solo una tarde con sol de invierno, pero si quieres beberlo con comida, estará perfecto con platos igualmente sencillos pero sabrosos como un bocadillo de mortadela… ni qué decir tiene que el maridaje perfecto es una Caponata siciliana acompañando un Falsomagro.

¿Quieres saber qué vinos contiene el Club 70 de este mes?

CLUB 30 MR. ROOTS FEBRERO 2020

Vitivinicola Estacion Yumbel-Quinta de Unihue País 2017 

Fundo Quinta de Unihue / Yumbel Estación, Valle del Bío Bío / Sur de Chile

La pequeña bodega de Mauricio González Carreño y su familia se llama Quinta de Unihue y está en Yumbel Estación, en el Valle de Bío-Bío, en la zona conocida como Secano Interior, situada en el Sur de Chile.

“Nuestro viñedo y bodega llevan el nombre de la antigua estación de tren cercana. Cultivamos viejos viñedos. Nuestras prácticas de viticultura y enología son parte del patrimonio agrícola tradicional de los españoles coloniales”.

Mauricio es parte activa de ese resurgimiento que se está dando desde hace algunos años en la vitivinicultura chilena más auténtica y valiosa. Hace vinos con la misma filosofía que otros pequeños productores chilenos como Roberto Henríquez, Manuel Moraga y  Renán Cancino, siendo todos productores de vinos pipeños sencillos, vinos “campesinos” como ellos dicen, vinos llenos de personalidad, origen, historia y territorio. Juntos forman parte de la Asociación de Productores de Vinos Tradicionales Campesinos de Chile (PVCh), creada en el año 2014 y dirigida por Macarena Lladser, sumiller, fotógrafa y gran defensora del vino natural. 

Ha trabajado durante años en varios proyectos de diversa índole como Altos de las Hormigas en Argentina y ha sido socio y productor en el valioso proyecto artesanal de vinos chilenos llamado Tinto de Rulo. Recientemente se instaló en una zona del campo más al Sur, en el llamado Fundo Quinta de Unihue, en el secano costero, para poder producir vinos sencillos en una austera bodega de adobe tradicional y cultivar en suaves laderas entre bosques y matorral 4 hectáreas con viejas cepas supervivientes de uva País principalmente y algo de Malbec y Carignan injertados sobre viejas cepas de País. Parras de más de 200 años sobre suelos graníticos y volcánicos, cepas que forman parte de ese gran patrimonio de las vides más antiguas del mundo que se conserva en el Sur del país .  Estas viejas cepas autorreguladas las cultiva acompañando su lenta evolución manualmente con la azada, sin utilizar productos químicos, sólo azufre, y sin riego.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

En su pequeña bodega vinifica de manera tradicional con mínimas intervenciones, sin productos químicos ni manipulaciones artificiales, como siempre se ha elaborado en esta zona rural de Chile aislada de la evolución de la industria enológica, vinos “naturales” que en Chile dicen que son “a poto pelao”, sin nada, solo jugo de uva fermentado. Mauricio busca vendimiar tempranamente para conseguir una fruta más ácida y aportar más tensión y frescor a sus vinos. La uva se despalilla manualmente con zaranda de madera de coligüe y las fermentaciones se hacen de forma espontánea con las levaduras indígenas y sin control de temperatura en viejos lagares. Las crianzas se dan en viejas pipas de unos 80 años de madera de raulí, un árbol nativo de Chile. Los vinos se embotellas sin filtrados, sin clarificados y sin añadir sulfitos. Pura uva. 

Este mes de febrero Mr. Roots te envía uno de sus vinos,  su Quinta de Unihue de la añada 2017 elaborado con uva País 100%, un vino tinto de media capa de perfil fresco y jugoso, muy bebible, un vino ligero y con nervio que regala multitud de aromas a fruta roja ácida como cerezas y cassis, a cítricos como el pomelo, a flores silvestres y con un sinfín de sutiles perfumes que le aportan complejidad con recuerdos a bosque y matorral, mentolados y tierra húmeda… Un vino tinto para disfrutar de los vinos chilenos más puros y representativos que nos transportan en el tiempo a otras épocas y nos ofrecen nuevos perfiles aromáticos y gustativos. Tómalo algo fresco sobre 14-16 ºC y en copas lo suficientemente grandes como para que vaya abriéndose poco a poco y pueda mostrar tosa su sutileza. Lo puedes tomar con muchos alimentos tipo platos sencillos como pastas, pizzas y empanadas, estará muy bueno con platos de carne blanca como una Pintada asada con salteado de invierno, pero, como mejor estará, será con algún plato de la cocina local del Sur de Chile como unas Pantrucas  o un  Pulmay. 

¿Quieres saber qué vinos contienen los otros Clubs de este mes?

SALVATORE MARINO

PACHINO /SIRACUSA / SICILIA / ItALIA

«Quello della mia Azienda Agricola è un progetto iniziato nel 2017, fatto di studio, passione, dedizione, ma soprattutto di grande amore per la vigna, per le antiche tradizioni, per il rispetto della terra e del suo equilibrio naturale. La storia, che coinvolge cinque generazioni legate alla viticoltura ed alla produzione di vino inizia a Pachino, luogo in cui la cultura della coltivazione dell’uva è arte antica, millenaria».

«Il vino si fa in vigna”

«Sostengo il rispetto ambientale, pertanto, sono ecologicamente attento in vigneto per la tutela delle produzioni, del paesaggio e delle tradizioni. In cantina adotto pratiche enologiche sensibili per l’ecosistema».

Salvatore Marino, conocido como Turi, siguiendo la tradición familiar de cinco generaciones cultivando la tierra empezó en el año 2017 su pequeño proyecto de cultivo de viña y grano antiguo siciliano en el pueblo de Pachino. Y lo hace siguiendo las formas más antiguas y artesanales sabiendo que el vino se hace en la viña y la mejor harina a partir de un grano de calidad de cultivo orgánico, para ello trabaja con un respeto absoluto por la biodiversidad de la Naturaleza y sus recursos.

Pachino es un pequeño pueblo siciliano situado en la a provincia de Siracusa, en la parte más Sur de la isla. Sus viñedos están en la llamada Contrada Buonivini, en el pueblo de Noto, cerca de las marismas de Vendicari, a unos 7 km de distancia del mar, a apenas 30 metros de altitud y con suelos sedimentarios predominantemente de piedra calcárea y arcilla.

Las cepas están conducidas con el antiguo sistema llamado «Alberello Pachinese» en el que la cepa se poda en vaso disponiendo los sarmientos en forma radial para que formen un arbusto. Es un sistema libre de poda que se ha utilizado de forma tradicional especialmente en Sicília y que permite obtener rendimientos más bajos con una calidad mayor del fruto, pero que, a causa de la imposibilidad de mecanizar el cultivo y la vendimia, poco a poco se ido perdiendo su utilización en las nuevas plantaciones. Por suerte, hoy en día algunos pequeños productores como Turi lo están recuperando.

LA ZAPPA E LA FORBICE sono gli attrezzi che utilizzo di più

En el viñedo trabaja manualmente con la azada y las tijeras, regulando la biodiversidad con cubierta vegetal natural y con abonos de origen orgánico, sin utilizar productos sistémicos como herbicidas o fertilizantes químicos.

«E’ il mio nome Salvatore in siciliano. Frutto della terra e del mio duro lavoro, è prodotto nella famosa Contrada Buonivini, nei pressi di Pachino da sempre conosciuta per il Nero d’Avola».

SU VINO EN LA STORE

A la Store acaba de llegar su vino TURI 2018 D.O.C. Eloro Pachino Nero d’Avola – 19,19 €

Las variedades plantadas en este viñedo son un 90% de Nero d’Avola, un 9 % Pignatello y el resto de antiguas variedades regionales. Tienen ahora una media de 25 años de edad y una exposición Sur con gran influencia del sol y del mar. Para la elaboración de este vino, a mediados septiembre se realizó la vendimia de forma manual y la uva se despalilló totalmente. La fermentación se dio en un depósito de acero inoxidable con sus levaduras indígenas y con una corta maceración de 6 días. Tras un suave prensado, el vino permaneció madurando en el tanque hasta su embotellado en la primavera del 2019, un embotellado que se hizo según el calendario lunar que para una decantación natural y sin filtrar ni clarificar, con una pequeña adición de sulfuroso ( 16 mg/l ). Es un vino tinto jugoso y de perfil varietal y afrutado, lleno de frescor con aromas a fruta negra, matorral y a campo calentado por el sol mediterráneo, un vino de apenas 13% de vol de alcohol perfecto para beber a trago largo un poco fresco.

Turi Rosso 2018 puedes encontrarlo en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

ACI URBAJS

AGRICULTURA HOLÍSTICA EN LA BAJA ESTIRÍA ESLOVENA

Rifnik está en la parte noreste de Eslovenia, en Šentjur pri Celju, en una zona montañosa llamada Estiria eslovena o Baja Estiria, Stajerška Slovenia en esloveno. Es la región de la montaña Slovenske Konjice y el río Dravinja, cerca de Celje y al sur de la ciudad más grande de la zona que es Maribor. Aunque poco conocida internacionalmente, la Estíria eslovena es una importante zona de producción de vino, una zona situada a unos 200 km al este de la región más famosa para la vitivinicultura clásica eslovena llamada Primorska, que incluye las subzonas de Istra, Kras, Vipavska Dolina y Goriška Brda, y que es fronteriza con las italianas del Collio y Friuli.
En 1988, al terminar la universidad de Económicas en Maribor, los padres de Aci Urbajs le cedieron 3 ha de tierra en una pronunciada colina en forma cónica en el pueblo de Rifnik, al norte de la región de Kozjansko, una colina en la que Aci plantó en el lado sur de la colina 1,5 ha de viñedo. Sus padres cultivaban cepas desde el año 1969 como afición en, pero para Aci enseguida dejó de ser una afición para asar a convertirse en viñatero y pensar en elaborar vino como su principal actividad.

“In 1988 we bought a vineyard with an abandoned cellar house at the top of Rifnik. This is when my life began to change. Day after day, I became a farmer, a bricklayer, a carpenter, a rock cluster, a husband and a father, and at the same time a freeman, an anarchist and an artist. Understanding of biodynamic behavior helped me to discover archetypal images of the spirit of the place, which prompted my imagination and the will to renew half a dozen old decaying houses in the area of Kalobje and Rifnik with the help of extended family and my father and mother”.


Los primeros asentamientos humanos alrededor de Šentjur en las colinas de Kalobje, Rifnik y Resevna están datados en unos cinco mil años a. C., siendo especialmente importante la vitivinicultura en muchas épocas de la Antigüedad y de la que quedan diversos vestigios arqueológicos celtas y romanos en el lugar. Aci tiene presente esta energía de la vitivinicultura antigua como un patrimonio cultural y como un continuo recordatorio sobre cómo ha de ser el oficio del agricultor y su relación con la Naturaleza.


“The hill Rifnik where I started with vine-growing is archaeologically well known. When we were renewing an abandoned wine yard on Rifnik, we found remains of an old civilization (old Celtic tomb-urn)… This event was a kind of reminder and influenced my philosophy. The archaeological find of a roman door post with the ornament of vine shows us, that the wine-growing on Rifnik has long tradition and we have to take care of the nature to enable the farming also in the future.”


Desde el inicio ha hecho un cultivo respetuoso y ya en el año 1998 conectó con los métodos de cultivo orgánico en Biodinámica. Es miembro de la Asociación Demeter en Eslovenia desde 1999. Su trabajo ha ido siempre en esta dirección de trabajo manual y poco intervencionista y en el año 2006, influenciado por otros productores que elaboran vino natural como Radikon, decidió empezar a trabajar sin añadir sulfuroso en ningún proceso de vinificación, momento en el que empezó a llamar a sus vinos “ORGANIC ANARCHY”.


“The biodynamic viticulture and all the processes developed in accordance with nature is important, as consumers can chose and influence who pursues re-awakening already forgotten farming methods… I found connections between and animals, lives and the soil kingdom This is the traditional way of farming.”


A partir de esta 1,5 ha de viñedos que tiene en la inclinada colina Aci y su familia elaboran cada año unas 4.000 botellas. En este viñedo las cepas se disponen siguiendo la pronunciada inclinación de la colina, sin terrazas, y los suelos son de tipo sedimentario y muy variados, principalmente hay partes con marga arcillo calcárea a la que allí llaman Lapor, partes donde están plantadas la Chardonnay y la Riesling, y otras partes con más presencia de arcilla donde está plantada la variedad Pinot Noir, o arena silícea, donde crece el Pinot Gris. La altitud media está en unos 600 metros y la densidad de plantación sobre 6000 cepas /ha. Cultiva diversas variedades de uvas tradicionales de la región, principalmente Chardonnay Kerner (cruce de Riesling y la tinta Trollinger), Laški Rizling (que es el Riesling Itálico, Welschriesling o Ryzlink vlašský) y Rizling (o Renski Rizling, que es el Riesling Renano), Pinot Grey (Pinot Gris), Modri Pinot (Pinot Noir) y Blaufrankisch. Su agricultura es dedicada sin maquinaria alguna, todo a mano, una agricultura integradora y regeneradora a partir de un manejo holístico, un tipo de cultivo que favorece la biodiversidad, la fertilidad y la vitalidad del suelo y las viña y crea un equilibro natural perfecto, aparte de conseguir una unión espiritual y cósmica del viñatero con la tierra que trabaja. Con este tipo de cultivo orgánico donde las plantas silvestres conviven con el viñedo y los caballos pastan tranquilamente, Aci consigue unos rendimientos muy bajos de entre ½ Kg y 1 kg por cepa y maduraciones pausadas y complejas que aportan un fruto de gran calidad. Las vendimias hoy en día suelen ser hacia mediados de septiembre, pero Aci explica que en diez años las vendimias se han adelantado un mes, que antes solían vendimiar hacia mediados de octubre.

Ključ do naravnih vin


“It is my desire to bring these virtues of nature, hallowed ground and my energy into your yard. I would like to offer my wines to people who know and understand bio-dynamic or other organic methods and who would appreciate my efforts and my philosophy”.


Este enfoque manual, tradicional y artesanal se traslada a la bodega en el momento de vinificar y madurar los vinos, un trabajo donde el intervencionismo se basa en el máximo respeto por el carácter de la uva. Los mostos y los vinos hacen todos los procesos de forma natural, sin aditivos. Cada variedad se vinifica por separado y es la parte final del proceso de crianza cuando se ensamblan para generar los diversos tipos de vinos que va creando. Tras el despalillado, cada variedad hace la fermentación alcohólica con sus levaduras nativas en tinas abiertas de madera y sin control de temperatura, por lo que algunas fermentaciones son más cortas y otras más largas, según la temperatura. A diferencia de otros productores eslovenos, especialmente los de la zona oeste, él no produce sus vinos blancos con largas maceraciones con las pieles sino que él deja el mosto en contacto con la piel justo el tiempo que dura la fermentación alcohólica. Tras esta fermentación, el vino se separa de las pieles y pasa a madurar en barricas de madera vieja en contacto con las lías. Aci crea cada añada tantos vinos como siente según va catando las diversas barricas que tiene. Explica que cada día prueba todas las barricas y va viendo la evolución de cada una de ellas y, según esta individualidad, crea diferentes tipos de vinos que incluye en dos líneas de vinos que en la botella se muestran bastante diferentes; la línea que podríamos llamar más “fresca” son aquellos vinos llamados ORGANIC ANARCHY que embotella tras una año aproximado de maduración en madera con esta crianza en contacto con las lías; la otra gama la llama ORGANIC ANARCHY RADI-CALL, haciendo un guiño a la influencia que siempre ha tenido en su trabajo la amistad y consejos que le daba su amigo elaborador Stanko Radikon. Esta gama de vinos es algo más extrema y salvajes y la hace a partir los vinos que están madurando, los separa de las lías y siguen su crianza oxidativa en madera durante más tiempo hasta el momento adecuado de cada vino.


A La Store llegó por primera vez en el año 2014 su vino Organic Anarchy con el que disfrutamos muchísimo y hace poco llegaron unos cuantos más de sus vinos blancos elaborados casi todos con las variedades Chardonnay, Kerner, Laški Rizling en diferentes proporciones. Son vinos intensos, de carácter puro y profundo, con mucho extracto y presencia en boca, muy intensos y sabrosos, con un perfil que enlaza más con la vitalidad y frescor de los vinos de la Estíria austríaca que con los vinos eslovenos de la zona oeste de Primorska y del Collio italiano, vinos con larguísimas maceraciones con las pieles y también largas crianzas en madera durante años, un tipo de elaboración que genera unos vinos blancos de gran calidad pero con un carácter mucho más opulento, voluminoso y tánico, como son los vinos que hacía su amigo Stanko Radikon, labor que tras su desaparición en 2016 continua su hijo Saša Radikon, o los de otros amigos suyos como los productores Paolo Vodopivec, La Castellada o de Dario Prinčič.

SUS VINOS EN LA STORE


Pinot Grey 2016 47,05 € – Pinot Gris (Sivi Pinot)
Chardonnay Kerner Rizling 2015 41,80 € (Chardonnay, Kerner, Laški Rizling)
Chardonnay Kerner Rizling 201341,80 € (Chardonnay, Kerner, Laški Rizling)
Radical 1 201547,05 € ( Chardonnay, Kerner, Laški Rizling)
Radical 3 201651,30 € (Chardonnay, Kerner, Laški Rizling)

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

VILLALOBOS

VIÑEDO EN ESTADO SALVAJE

CARIGNAN SILVESTRE DEL VALLE DE COLCHAGUA

“Nuestra vinificación, lenta y natural en barricas de roble francés, nos permite producir un vino en cantidades controladas y ediciones limitadas, poseedor de grandes condiciones, que sin duda merecen ser apreciadas en toda plenitud”

Villalobos es la bodega familiar del escultor chileno Enrique Villalobos. En 1970 adquirió un viejo viñedo de Carignan plantado en los años 40 y situado a unos 120 m de altitud en Rangilí, en Lolol, en Valle de Colchagua, una región costera de secano, a escasos 30 km del océano Pacífico, un lugar con un clima entre templado y cálido donde la estación seca dura más de medio año pero donde se dan grandes oscilaciones de temperatura entre la noche y el día, con «con cálidos días verano y cortas noches frescas».

Era un “viñedo silvestre” de unas 4 has con unos 70 años de edad y que desde hacía unos 40 años no había estado manipulado por el hombre, abandonado, sin podas ni conducciones, un lugar salvaje espectacular y atávico donde las parras trepaban y enredaban entre los árboles nativos como maitenes, quillayes, espinos, cueles, rosa mosqueta y zarzas, un lugar lleno de energía que representa una  especie de vuelta a los orígenes cuando las cepas no las manejaba el hombre y, como planta trepadora, convivían enredadas en libertad con el resto de vegetación nativa, «… nuestras vides crecen libremente entre los árboles que trepan para soporte estructural. De hecho, puede encontrarse vides que alcanzan hasta seis metros de alto sobre los árboles».

Ante la espectacularidad de aquel lugar en medio de la nada, un entorno único en biodiversidad, decidieron instalarse allí cerca en un asentamiento al que llamaron Valle de los Artistas. Las uvas de este viñedo silvestre se las estuvieron comiendo durante muchos años los animales, pero en el 2007 Enrique, su mujer Rita Encina y sus hijos Rolando, Alejandro y Martín, se decidieron a vendimiar la uva y hacer vino con la ayuda de Mathieu Rousseau, un amigo francés de la familia que se ilusionó con el potencial que tenían aquellas parras silvestres. Inicialmente vinificaron de forma totalmente intuitiva generando un vino simple y puro, un vino auténtico que desde siempre ha reflejado aquel especial terruño de arcilla y cuarzo sobre el que crecían libremente las cepas. La primera añada comercializada fue la 2009 de la que apenas elaboraron 3000 botellas. Desde entonces están elaborando espectaculares vinos a partir de este viñedo enredado.

«La inquietud de llegar a la producción de un vino único por sus cualidades y su particular cepa Carignan, casi desaparecida del territorio nacional, dan origen a la bodega Villalobos»

Tras 80 años el cultivo del viñedo ha seguido siendo igual, manteniendo la biodiversidad propia, sin hacer ningún tipo de intervención, de forma orgánica, sin podas y sin conducción de ningún tipo llegando las parras a tener 3 metros de diámetro. Sin riego, como “tinto de rulo”, y sin aplicar productos químicos como pesticidas o herbicidas, dejando que sean las propias cepas las que se regulen en un entorno tan equilibrado, «El entorno único del viñedo es fundamental para mantener las viñas libres de plagas y enfermedades». La mano del hombre sólo intervienen para hacer la vendimia, un trabajo bastante especial ya que hay que trepar, hay que subirse a escaleras o directamente a hombros de algún forzudo para poder llegar a los racimos que se encuentran en árboles de hasta 4 metros. De la poda se encargan los caballos, quienes campan a sus anchas por el viñedo comiendo los brotes de las cepas que les place y dejando de forma natural los que son necesarios para dar fruto el año siguiente.

«… este campo desea estar alejado de la explotación industrial de monocultivo. Nuestro objetivo es producir vinos anuales que reflejen las condiciones de la temporada y sus cualidades; aprovechando para ello, la particularidad única, orgánica y silvestre de nuestras viejas parras que dan la oportunidad de cosechar uvas de condiciones muy sintonizadas y armonizadas con el sabor y los aromas del campo chileno».

En la pequeña bodega trabajan de forma igualmente manual y artesanal, la uva no se prensa, sólo se usa el mosto flor extraído por gravedad, fermentando con sus  levaduras autóctonas en pequeños ecotanques de polietileno y madurando los vinos en viejas barricas durante un año. Los embotellados se hacen de forma manual, sin filtrados, con decantación por gravedad, y con muy bajas dosis de SO2.

SUS VINOS EN LA STORE

A nuestra tienda ya es la tercera vez que llegan los vinos de Villalobos desde el año 2014 cuando nos enamoramos y los importamos por primera vez. Para nosotros son vinos esencialmente finos. Son exuberantes en sutiles fragancias silvestres siempre nuevas, de perfil delicado y perfumado pero a la vez muestran algo muy esencial y rústico, una austeridad que los conecta con la tierra, un carácter puro y auténtico que representa todo aquello que nos hace transitar en nuestra admiración por la capacidad que tiene el vino de generar singularidad y emocionarnos.

Actualmente tenemos en la tienda esas referencias:

CARIGNAN RESERVA 2016 – 44,58 €

CARIGNAN RESERVA 2017 – 42,99 €

La Carignan se introdujo hace muchísimos años en Chile para aportar color y cuerpo en mezcla, pero el fruto de este viejo viñedo salvaje de 80 años genera vinos de un perfil delicado y liviano, con poca concentración y delicados taninos, de baja graduación, con apenas 12,5 % vol, y con una equilibrada acidez que lo alarga. De profundos y sutiles aromas a frutos rojos silvestres como moras y cereza y especias picantes, este vino te transportará a un lugar atávico y desconocido dónde se enredan junto a los aromas de la uva otros bonitos y desconocidos como las fragancias balsámicas a los arbustos y árboles nativos de esta región como boldos, zarzamoras y flor de Rosa Mosqueta.

A parte de este vino elaborado con Carignan de este viñedo tan especial, elaboran otros dos vinos con uvas procedentes de otras zonas del Sur de Chile:

ZORRITO SALVAJE CINSAULT + PAÍS 2016 -31,21 €

Vino tinto elaborado con 50% Cinsault procedente del Valle de Itata y un 50% de uva País del Valle del Maule. Son viñedos de secano de 80 años «trabajando con antiguas técnicas de tracción animal sin herbicidas ni pesticidas. Estas características son su condición y su manejo ancestral con los viejos métodos de transferencia de generación en generación. El respeto por la naturaleza y el trabajo campesino, que es a escala humana, dan como resultado una calidad de fruta que es la base de un buen vino».

Vinificación natural con sus levaduras nativas en un tanque de acero inoxidable. Se embotelló sin filtrado ni clarificación, a partir de una decantación por gravedad, y con una dosis pequeña de sulfuroso. Es igualmente un vino tinto delicado y fresco, con apenas 13% vol. de alcohol es un vino muy fácil de beber, con un tanino redondo y aterciopelado y con sutiles aromas silvestres a bayas rojas y flores.

LOBO 2014 – 31,21 €

En el 2014 decidieron empezar a elaborar otro vino con la variedad Carmenere que provienen de un viñedo de secano de 20 años sobre suelos arcillosos y cargados de cuarzo. Este vino tinto es ya un vino más directo, más energético y texturado, con notas frutales a cerezas maduras y maceradas, a especias y hierbas y un recuerdo final a chocolate amargo.

No dejes de probar los vinos de Villalobos porque te harán viajar directamente a la costa chilena a través de un montón de sutiles aromas que nunca antes habías encontrado en un vino.

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

COLOMBERA & GARELLA

 CASCINA COTTIGNANO – ALTO PIAMONTE

Todo empezó en 1992 cuando Carlo Colombera compró Cascina Cottignano en el pueblo de Masserano. Era una pequeña finca con dos hectáreas de buen viñedo que motivaron a Carlo a empezar a cultivar cepas y a elaborar vino. En el año 2010 el enólogo Cristiano Garella, quien, pese a su juventud, tenía ya una con importante experiencia en vitivinicultura en la región, se asoció con su amigo Giacomo Colombera, hijo de Carlo, quien había estado estudiando enología en Alba, y los tres iniciaron este pequeño proyecto al que llamaron Colombera & Garella.  Ya desde la primera añada 2010 sus vinos se han convertido en una referencia de calidad del Alto Piamonte, territorio situado en las montañas a los pies de los Alpes en la zona norte de Langhe, región de las provincias de Novara y Vercelli, al norte de la zona piamontesa más clásica y famosa de Barolo y Barbaresco. 

Este territorio tiene una larga trayectoria como una de las regiones tradicionales más importantes para la producción de vinos tintos de calidad, aunque durante años ha vivido una especie de abandono en cuanto a reconocimiento internacional. Cristiano Garella se formó en esta zona y dirigió durante tiempo la Tenute Sella, una de las bodegas más importantes del Alto Piamonte. Hoy en día, además de su dedicación a este proyecto Colombera & Garella, sigue siendo asesor de varias bodegas, un trabajo exhaustivo que le permite obtener un gran conocimiento de las características de las diferentes zonas de producción y colaborar en la revitalización de esta región histórica influenciando a los viticultores y a las bodegas para que aprecien la calidad de ese singular terroir para la producción de grandes vinos tintos.

La clave de esta calidad está en diversos factores; en su latitud, en su altitud sobre los 400 metros y, sobre todo, en sus suelos, que son de origen volcánico, muy antiguos, un tipo de suelo con un PH muy bajo cerca de 4. Son por tanto suelos muy ácidos, bastante diferentes a los suelos más básicos de la parte clásica al sur de la Langhe, además generalmente tienen con un alto contenido en hierro. Todos estos componentes generan vinos tintos con menos alcohol que en la parte sur, muy perfumados y con una singular y profunda mineralidad de tipo ferrosa que se convierte en la estructura principal de los vinos, creando así vinos de un carácter rotundo, energético, tenso y vertical, un tipo de mineralidad vetebradora  que define estos vinos, incluso por encima de las características más varietales que aparecen más intensamente en la zona sur, como son la marcada tanicidad y la alta acidez. 

El Alto Piamonte es una región vitivinícola con muchas denominaciones de origen, las más conocidas son Bramaterra, Lessona y Gattinara. Allí la variedad Nebbiolo, conocida como Spanna, aparece como variedad principal tradicionalmente acompañada en pequeñas dosis, entre el 5 y 30% por las variedades también locales Croatina, que aporta fruta oscura e intensa, y Vespolina, que aporta una fruta más vivaz y especiada. Cristiano y Giacomo cultivan 9 hectáreas de viñedos en total, situados en las colina de Biella que corresponden a tres DOC diferentes: Bramaterra, Lessona y la más genérica Coste della Sesia. La mayoría de sus viñedos se encuentran principalmente en la denominación Bramaterra, una zona con estos suelos volcánicos específicamente de rocas de color marrón rojizo compuestas de cristales de arena porfídica, unos suelos singulares que generan vinos con una estructura más musculosa y rotunda que los suelos de las otras DOC en la que cultivan, Lessona y Coste delle Sessia, donde los suelos están compuestos en superficie por arenas de origen marino de color amarillo ocre, un tipo de suelo que genera vinos algo más delicados, perfumados y alargados. 

La agricultura de sus viñas conducidas en Guyot, con exposiciones sur y suroeste y con unos rendimientos de sobre 5000 kg / ha, la hacen de manera orgánica y sostenible, sin utilizar productos sistémicos, sólo con tratamientos con cobre y azufre,  de forma tradicional como siempre lo hizo Carlo. En la bodega trabajan el fruto de manera igualmente artesanal y manual conservando así toda su integridad y calidad, fermentando con las levaduras nativas, sin control de temperatura, en depósitos de cemento, con largas crianzas en madera usada y sin hacer más adiciones que una pequeña dosis de azufre en el embotellado (sobre 25-30 mg/L), que se hace sin clarificar ni filtrar. 

Los vinos que producen son todos definidos, puros y vitales. Son vinos tintos con una  espina dorsal de carácter mineral que los atraviesa y aporta miles de capas aromáticas, capas que hacen de estos vinos maravillas brillantes y dimensionadas al máximos. Aparecen elegantes y finos aromas frescos de carácter alpino a frutos rojos y flores silvestres, con un sinfín de notas terrosas, a pedernal y a tierra húmeda, a hojarasca, a ciruelas en licor, cuero, hoja de té, ahumados, especias… Vinos precisos y rotundos con gran capacidad de envejecimiento. 

LOS VINOS EN LA STORE

A La Store llegaron algunos de sus vinos:

Coste della Sesia del 2016 –  19,70 €  

Las uvas para este vino provienen del viñedo llamado Corticella, en Roasio, con cepas de unos 40 años. Los porcentajes de las variedades son un 70% de Nebbiolo, un 15% de Croatina y un 15% de Vespolina. La vendimia se hizo a mano haciendo una selección en viña hacia mediados se septiembre y la uva despalillada pasó a fermentar con sus levaduras salvajes durante 14 días en depósitos de acero inoxidable sin control de temperatura. La crianza la hizo durante un año, parte en depósitos de cemento y parte en barricas de roble francés usadas de de segundo y tercer año. Se embotella con una pequeña dosis de SO2 (25 mg/L libre), sin clarificación ni filtración alguna. 

Lessona 2015 – 31,80 € / Lessona 2015 MAGNUM – 63 €

La uva con un porcentaje de 95% Nebbiolo y 5% de Vespolina para este vino proviene del viñedo llamado Pizzaguerra, 1,2 ha de viñedos de entre 10 y 15 años con exposiciones sur y sur oeste. Tras la vendimia manual a mediados de octubre el mosto estuvo fermentando de forma natural con sus levaduras salvajes en un depósito de cemento durante 10 días, manteniendo la maceración con las pieles durante 1 mes, sin ningún tipo de control de temperatura. Tras la fermentación maloláctica en mayo-junio, el vino pasó a madurar durante dos años en barricas usadas de roble francés. Se embotella con una pequeña dosis de SO2 (30 mg/L libre), sin clarificación ni filtración. 

Bramaterra 2015 – 30,85 € / Bramaterra 2015 MAGNUM – 61,50 € / Bramaterra 2006 – 51,80 €

Vino compuesto por uva 70% de Nebbiolo, 20% de Croatina y un 10% de Vespolina procedentes del viñedo Cottignano situado en Masserano, un viñedo con cepas de 15 a 50 años de edad. La vendimia se realizó a mediados de octubre y la fermentación en depósitos de cemento duró 18 días, con sus levaduras salvajes y sin control de temperatura. Tras la fermentación maloláctica en mayo-junio, el vino pasó a madurar durante dos años en barricas usadas de roble francés. De este vino se suelen elaborar entre 3.500 y 4.000 botellas cada año. Se embotella con una pequeña dosis de SO2 (25 mg/L libre), sin clarificación ni filtración. 

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

CLUB 70 SUPER CYCLO ENERO 2020

The Supernatural Green Glow Sauvignon Blanc 2015

Hawke’s Bay / Isla Norte / Nueva Zelanda

The Supernatural Wine Co. se fundó en el año 2009 por Gregory Collinge y es un proyecto de elaboración de vinos blancos artesanalmente vinificados por Hayden Penny en una ladera llamada Millar Road, en las colinas de Tuki Tuki de la región Hawke’s Bay, en la Isla Norte de Nueva Zelanda. Desde el año 2015 los viñedos están certificados como producción orgánica por BioGro New Zealand.

Su filosofía de trabajo se basa en trabajar de forma orgánica y manual los diferentes terruños mediante procesos tradicionales para que todos los vinos sean lo más naturales posible y que tengan una vinculación directa con el terroir. Para ello cultivan sin productos sistémicos, sin irrigación y buscando rendimientos bajos que aporten fruta de gran calidad para poder trabajar en la bodega de forma poco invasiva. Para las fermentaciones utilizan levadura autóctona y no agregan nada a los vinos más que un poco de azufre antes del embotellado. Desde el 2015, cuando comenzaron a utilizar prácticas agrícolas biodinámicas, embotellan los vinos sin filtrar ni clarificar y en algunos casos, como en su cuvée MINUS 220, tampoco añaden dosis de sulfuroso. Todos los vinos que elaboran son de perfil aromático, con bajo contenido de azufre o nada y fermentados con algún tiempo de maceración con las pieles, pero siempre buscando un estilo afrutado, fresco, muy limpio y definido.


El viñedo Millar Road lo forman unas 20 hectáreas de vegetación con 8,9 hectáreas con vides que plantaron en el año 2004, 8 ha de Sauvignon Blanc y 0,9 ha de Pinot Gris. Millar Road está cerca del famoso viñedo Te Mata Coleraine. Es una ladera orientada al Norte con una importante influencia oceánica. Los suelos son arcillo-calcáreos con influencia volcánica, un tipo de suelo allí clasificado como suelo franco arenoso Matapiro sobre arenisca y lutita carbonosa del Grupo Kidnappers. La mayoría de los viñedos de Nueva Zelanda se encuentran en planicies con suelos fértiles de grava aluvial, pero el suelo de este viñedo es bastante distinto al contexto general de Nueva Zelanda y genera unos vino mucho más concentrados y profundos, como este vino que te envía Super Cyclo este mes de enero.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Green Glow 2015 es, como su nombre indica, un resplandor verde 100% Sauvignon Blanc. La uva seleccionada procede de la parte más oriental del viñedo, una zona con suelos más pobres y mayor exposición al viento, factores que generan menores rendimientos y bayas más pequeñas y maduras. La uva se despalilló pero no se estrujó y el mosto permaneció macerando con las pieles durante toda la fermentación, que se produjo de forma natural con las levaduras indígenas. Tras la fermentación, se separaron las pieles y el vino permaneció en contacto con las lías durante seis meses para desarrollar aún más textura y concentración. Es un vino de perfil orange o ámbar, texturado y jugoso, muy aromático con los aromas y sabores más auténticos y penetrantes de esta variedad Sauvignon, como recuerdos a fruta tropical y cítrica y una refrescante acidez al final que lo hace energético, expresivo y sabroso. Es un 2015 que, con una dosis muy baja en azufre en el embotellado, muestra ahora un perfil maduro, algo oxidativo y opulento con recuerdos a frutos secos y levadura y otras notas profundas a fruta y flores secas. Un vino muy interesante para reconocer otras elaboraciones neocelandesas. Bébelo fresco sobre los 10-12ºC y en copas grandes sirviendo poca cantidad. Estará muy rico acompañando platos de pescado y marisco como una Brandada de bacalao o un arroz negro, con carne de ave y de cerdo tipo un pollo con gambas… pero sin duda estará más que bueno con algún plato neocelandés como un Colonial Goose o un Hangi maorí.

Testalonga El Bandito King of Grapes Grenache 2014

Piketberg / Swartland / Sudáfrica


Craig Hawkins hace vino natural, como él dice en sus etiquetas, “made from grapes”. Su presencia en la vitivinicultura de Swartland está creando una auténtica revolución en toda Sudáfrica. Es un elaborador innovador y arriesgado que estuvo un tiempo trabajando con Eben Sadie a partir del 2006, gran precursor de la vitivinicultura artesanal de esa región y quien le abrió la mente a una nueva manera de interpretar el terroir. Después vino a Europa y estuvo formándose en Francia junto a Tom Lubbe en Domaine Matassa, según dice Craig, su mayor influencia, después en Portugal, en España… volvió a su casa y ya en el año 2008 empezó su propio pequeñísimo proyecto Testalonga elaborando un vino, un Chenin Blanc macerado con las pieles al que llamó El Bandito. Actualmente cultiva en Biodinámica 10 has alquiladas y repartidas por diferentes parcelas en Paardeberg.
Pese a dar vueltas por todo el mundo, Craig tuvo claro que quería cultivar la tierra y hacer vinos en Swartland, su tierra natal. Este es un lugar de viñedo de secano de clima muy muy cálido, en el que se pueden encontrar multitud de microclimas y suelos, los más preciados son los de granito descompuesto o semi-descompuesto y los de pizarra. Allí las cepas han tenido que defenderse y adaptarse completamente al suelo y al clima. Hay plantadas desde hace años gran variedad de cepas de clima cálido, especialmente las francesas del Rhône, como Grenache, Cinsault o Syrah, y entre las blancas especialmente la Chenin Blanc. Durante mucho tiempo estuvo olvidado para la producción de vino de calidad, pero desde hace unos años se está dando un renacimiento con el trabajo de algunos pequeños elaboradores que están explorando el potencial de esta región, un trabajo que ha originado lo que ellos llaman The Swartland Revolution.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?


Los vinos de Craig son siempre fluidos y frescos pero con mucha complejidad, como éste que te envía este mes Super Cyclo. Este es el gran reto de Craig. Para él la vinificación ha de ser simple ya que la complejidad real viene del trabajo en el viñedo, de una agricultura artesanal que, junto a un trabajo en la bodega enfocado en minimizar la intervención, deja presente en la mayor medida posible la pureza e identidad del fruto. Lo que él busca es acidez y sabor a la vez. Por eso vendimia la uva lo antes posible para mantener siempre esa parte fresca y vibrante. Son vinos con muy poco grado, apenas 12º tiene esta Garnacha, pero siempre intensos y sabrosos. Cómo lo consigue en un clima cálido y seco como el de Swartland, es donde está la clave. Está claro que controla a la perfección el momento de vendimia ya que consigue hacer vinos realmente frescos a la vez que estructurados, sápidos, con intensidad de aromas y sabores y con una gran capacidad de envejecimiento.

Esta Grenache Kind of Grapes del 2014 se vinificó de forma artesanal, sin adición de ningún producto enológico, con sus levaduras salvajes y sólo con dosis mínimas de SO2 en el embotellado, sin filtrados, sin clarificados y sin nada de nada, sólo uva. Vino puro y extremo. Fermentó y maduró en pequeñas cubas y barricas neutras usadas. Es un vino tinto de carácter lineal, lleno de acidez y sutil mineralidad, fresco y a la vez con un bouquet desarrollado y envolvente, con aromas y sabores a sandía, granada, cerezas en licor, a piel de naranja confitada, tierra húmeda, flores secas, hojarasca, setas… con un largo final amargo y ligeramente dulce… una locura… Tómalo así solo en una copa grande de tipo Borgoña, a unos 14-16ºC, y deja que se oxigene tranquilamente y vaya mostrando toda su delicadeza. Bébelo acompañado de comida sabrosa, perfecto ahora en otoño con un plato de pasta con setas y trufa o algún plato más graso como un tradicional bocadillo sudafricano Bunny Chow de conejo guisado con especies o unas Migas de Teruel. ¡A disfrutar!

Vall Malenya Rouge Recto Verso 2015


Collioure / Roussillon / Francia


Este 2015 fue la primera cosecha de Xavier Bismuth quien, apasionado por la región de Roussillon y sus viñedos sobre esquisto, dejó su trabajo en París y se trasladó a Collioure para elaborar unas pocas botellas de vinos sencillos y auténticos que fueran capaces de expresar un territorio tan especial como es la Côte Vermeille. Forma parte de este colectivo tan activo y regenerador del territorio situado en Banyuls que se llama Les 9 Caves, trabajando junto a otros viñateros como Bruno Duchêne, Thierry Diaz , Vinyer de la Ruca o La Cave des Nomades. Con una producción de apenas 1000 botellas, los vinos de Xavier son una clara representación de lo que es el trabajo dedicado y sensible de un pequeño vigneron. Cultiva dos hectáreas de viñedos, dos pequeñas parcelas, una en Collioure y otra en Banyuls, con un trabajo en orgánico con prácticas en biodinámicas desde 2016. En la bodega trabaja sin intervenciones dejando que sea la uva la que defina el perfil y calidad del vino.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?


Este Recto Verso que te envía Super Cyclo es un vino tinto elaborado casi en su totalidad con Grenache Noir cultivada sobre suelos de esquisto. De color granate oscuro, es un vino potente y texturado que muestra su origen mediterráneo, con una evolución bonita que le ha creado un bouquet complejo y profundo donde la mineralidad del terreno está más presente. Se expresa en nariz de forma limpia, precisa e intensa con un perfume a fruta negra silvestre con notas de violeta, especias, cuero, tierra y pedernal. Tómalo sobre los 16-18ºC en copas grandes dejando que respire poco a poco. Bébelo junto a platos grasos y sabrosos como con un paté en croûte, con platos de carne a la brasa o al horno, con estofados como unas albóndigas con patatas…. Estará bien rico con algún plato tradicional de Occitania como El cassoulet de Castelnaudary a base de alubias blancas, pato confitado, jarrete, salchichas de Toulouse y corteza de tocino… ahí queda…

CLUB 50 LADY PRUÏNA ENERO 2020

Claus Preisinger Kalkundkiesel Rot 2017

Gols / Burgenland /Austria

Claus Preisinguer es un joven viticultor que elabora vinos en la región de Burgenland, en las tierras Pannobile, región de la costa noreste del lago Neusiedl. Retomó la bodega que tenía su padre a finales de los años 90 tras estar un tiempo trabajando con Hans Nittnaus. Su primera añada comercializada fue la del 2000 y desde entonces ha ampliado las 3 hectáreas de su padre hasta las 19 hectáreas de viñedos que cultiva hoy en día. Sus terrenos, plantados principalmente con las cepas autóctonas tintas (90%) Zweigelt, Blaufränkisch, St. Laurent y las blancas (10%) Grüner Veltliner y Weissburgunder, se extienden a través de 64 pequeñas parcelas repartidas en las localidades de Weiden, Gols y Mónchhof. Los tipos de suelos que hay en estas parcelas son algunos con más componentes calcáreos (kalk) y otros con gravas (kiesel), tipos de suelos que aparecen siempre en los nombres de sus vinos subrayando la gran influencia que tienen en la estructura de éstos.
Pese a ser uno de los vinateros austriacos más seguido y respetado por la calidad de sus vinos, tiene una pasión por el vino insaciable y está siempre en continuo dinamismo y experimentación buscando nuevas líneas de trabajo para encontrar diversas expresiones entrono a la elaboración de sus vinos artesanales, vinos que puedan llegar a ser una clara y variada representación del territorio del Burgenland. Con un activo y minucioso trabajo cultiva sus viñedos de forma orgánica y equilibrada siguiendo los preceptos de la Biodinámica con cobertura vegetal, compost, plantas homeopáticas… Con ello consigue una uva sana y de gran calidad que le permite en la bodega realizar en las vinificaciones solo aquellas intervenciones imprescindibles y dar la mayor libertad posible a la evolución natural de los vinos durante todo el proceso de fermentación y crianza. Esta forma de trabajar le permite crear vinos excepcionales, individuales y auténticos como este que te envía Lady Pruïna.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Este vino tinto Kalkundkiesel Rot 2017 está elaborado con las variedades tintas Zweigelt y Blaufrankisch y una pequeña parte de alrededor del 20% de uvas blancas. La fermentación se hizo de forma espontánea con las levaduras nativas en pequeños depósitos de acero inoxidable y después pasó a madurar en barricas usadas durante unos meses. Se embotelló sin clarificación ni filtración y con una pequeña dosis de sulfuroso. Con apenas 12% vol de alcohol, es un vino tinto de perfil ligero y delicado, muy fresco y afrutado, con un sutil perfume a frutas rojas, remolacha y violetas… pura fruta del norte. Por su baja graduación y perfil fino, es un vino perfecto para beber sólo, pero si quieres que acompañe alimentos, por su acidez y por no ser demasiado tánico, en general combinará bien con platos donde haya componentes ácidos y grasos, no muy intensos como platos de pasta, verduras a la brasa, arroces de carne de ave, patés y rillettes, fiambres y embutidos… y estará tremendo con algún plato típico austriaco como un filete de ternera Tafelspitz acompañado de rábano picante o Selchfleisch (carne ahumada) con Sauerkraut (col agria).

Strekov 1075 Frankovka 2016

Strekov/ Nitra / Bratislava / Eslovaquia

Strekov es un pequeño pueblo de Eslovaquia que se encuentra en la región de Nitra, distrito de Nové Zámky, en la parte sudoeste del país, cerca de la frontera con Hungría. Allí, desde el 2002 Zsolt Sütő y Tibor Melecsky cultivan 12 hectáreas de viñedos repartidos en diferentes pequeñas parcelas situadas en las terrazas de las colinas de Pohronská Pahorkatina, en las tierras bajas del Danubio, un lugar lleno de campos de cultivo y bosques de robles y acacias, un territorio precioso con estanques y marismas que crean un microclima húmedo y temperado único. El nombre de la bodega de Zsolt contiene el número 1075, que es la fecha de la primera anotación escrita sobre el pueblo de Strekov. Él dice que incluir esta fecha en el nombre de la bodega “es una expresión simbólica de nuestra lealtad a la tradición, a la naturaleza y a los valores en el cultivo de la uva y en la elaboración del vino Strekov”.

Viñedos en las terrazas de las colinas de Pohronská pahorkatina

Los viñedos los fueron recuperando poco a poco desde el inicio del proyecto y tras 7 años de trabajo consiguieron cultivarlos de manera totalmente orgánica y tradicional a mano y sin utilizar productos químicos y con muy bajos rendimientos sobre los 25hl / ha, obteniendo así un equilibrio natural y sanador en los viñedos. Son terrenos plantados con cepas de antiguas variedades de uvas autóctonas de la Europa Central como la Rizling Vlašský (Welschriesling), Veltlínske Zelené (Grüner Veltliner), Modrý Portugal, Frankovka modrá (Blaufränkisch), Dunaj, Alibernet, Furmint y Svätovavrinp. Gran parte de las cepas están dirigidas en vertical como enredaderas con los tradicionales postes de madera que se han utilizado siempre en la región para conducir las cepas en altura. En las capas superiores del viñedo los suelos consisten principalmente en arcilla franco-limosa sobre un terreno más pobre compuesto por sedimentos marinos, areniscas y vetas de piedra caliza. Las capas más profundas del suelo son de arcilla amarilla y azul grisácea.


En la bodega, los vinos fermentan de forma natural y lentamente en barricas viejas y tinas de madera abiertas sin ningún aditivo y sin control de temperatura o intervención mecánica, un tipo de elaboración intuitiva y sencilla que sigue los antiguos métodos de producción de la región. En los últimos años Zsolt se está dedicando más a reproducir estos métodos ancestrales de vinificación del vino natural, por eso deja macerando los vinos blancos largos periodos en contacto con las pieles, otros los mantiene protegidos con gran parte de las lías en la botella como su Nigori, e incluso algunos los envejece mezclando diferentes añadas bajo un velo de levaduras como su vino Porta #3. Todos los embotella con sus sedimentos, sin filtrar, sin clarificar y sin añadir azufre… como explica Zsolt, “la larga maduración del sedimento sin el uso de azufre garantiza un fuerte carácter de terruño en nuestros vinos”. Este trabajo tan puro y dedicado genera unos vinos naturalmente fuertes y estables, que respiran pero no se oxidan, vinos como se han hecho siempre allí.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Su vino Frankovka 2016 que te envía este mes Lady Pruïna es una locura de vinos tinto elaborado con la uva Frankokva modrá, la Blaufränkisch austríaca. Proviene del viñedo llamado Údolie Márie, un viñedo con muy bajo rendimiento del que apenas se vendimian medio kilo por cepa. Para su elaboración el mosto fermentó durante tres semanas en cubas de madera abiertas y maduró durante nueve meses en barricas viejas de 500 litros. Es un vino tinto de perfil fresco y ágil con 13% vol. alcohol, de carácter profundo, complejo y con cierta tensión vegetal, pura energía de fruta y suelo. Bébelo fresco sobre los 16ºC y en copas grandes. Lo puedes tomar solo porque es delicado y refrescante, pero si quieres combinarlo con comida, estará muy bien con platos de carne blanca y de cerdo, con platos de pasa, con patés, quesos de pasta blanda… pero estará más que bien con algún plato eslovaco como un Bryndzové halušky, un plato de ñoquís de patatas con queso de oveja y bacon frito….

¿Quieres saber qué vinos contiene el Club 70 este mes?

CLUB 30 Mr. ROOTS ENERO 2020

XOSE MANUEL LOURIDO RAIA SECA BLANCO 2015

Verín / Monterrei / Ourense / Galicia

La familia de Xose Manuel Lourido se ha dedicado al cultivo de viñedos en la zona de Ribeiro desde hace muchas generaciones, casi desde aquel tiempo en el que esta región vitivinícola era una de las más importantes en Europa gracias al trabajo de los monasterios cistercienses. Xose estudió ingeniería agrícola y trabajó durante años para cooperativas vinícolas hasta principios de la década de 2000, cuando se generó una nueva tendencia en el mundo del vino hacia lo originario y territorial recuperando zonas y variedades autóctonas, una nueva perspectiva esperanzadora que también llegó a Galicia y permitió que Xose participara en la generación de las bodegas Dominio do Bibei y Coto de Gomariz. En el año 2014, se estableció en la zona de Monterrei, en Orense, una zona limítrofe con Portugal tradicional para la vitivinicultura. Allí creó su propia pequeña bodega, Raia Seca,  que significa “límite seco”, ese lugar mítico, hoy en día muy despoblado, donde Galicia y el norte de Portugal se encuentran.

Monterrei tiene un clima principalmente atlántico pero con una gran influencia continental por su situación interior lejos de la costa, una zona más seca que permite a Xose tener unos viñedos sanos y hacer un cultivo tradicional orgánico y sostenible sin productos sistémicos, unos cuidados que hace a base de tisanas homeopáticas y dejando que otras plantas proliferen en la parcela buscando un ecosistema equilibrado y unos rendimientos muy bajos, unos rendimientos con los que consigue un fruto de gran calidad que le permite una vinificación muy poco intervencionista. Cultiva la variedad Arauxa (Tempranillo) y la antigua variedad blanca Treixadura, con la que está elaborado este vino que te envía Mr. Roots.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

Las cepas de esta Treixadura apenas ocupan 0, 14 ha de una pequeña parcela llamada “Terra Rubias”, un terreno con suelos arenosos y gran cantidad de cuarzo. Para hacer este vino la vendimia se hizo a mano, la uva se despalilló y se mantuvieron las pieles en contacto con el mosto durante dos días. Tras la maceración y un suave prensado, el mosto pasó a fermentar en un depósito de acero inoxidable con sus levaduras nativas y sin control de temperatura. Cuando finalizó la fermentación maloláctica y tras un tiempo de estabilización natural, el vino se embotelló sin filtrar ni clarificar y con una dosis mínima de SO2. Es un vino blanco con mucha presencia y densidad en la boca y  una acidez refrescante y vital que lo hace equilibrado y fresco. De aromas y sabores austeros y auténticos a campo y matorral, con sutiles notas a frutas blancas y de hueso crujientes. Bébelo a una temperatura fresca pero no demasiado fría, sobre 10-12ºC ya estará bien, y en copas grandes de tipo vertical. Hará un buen maridaje con platos de pescado y marisco, de carne de ave, verduras… pero estará para quitar el sentido con algún regalo de la gastronomía gallega como una buena empanada de zamburiñas o un lacón con grelos. 

QUINTA MILÚ LA COMETA 2018

La Aguilera / Burgos / Ribera del Duero / Castilla y León

Quinta Milú es parte de la vitivinicultura en la Ribera del Duero que hace Lively Wines, un proyecto muy valioso y energético del asturiano Germán R. Blanco. El motor de su trabajo lo sintetiza en estos 13 puntos de su «manifiesto»:
1. Nuestro sello garantiza que está usted ante un VINO ARTESANO Y VIVO. Elaborado con la mínima intervención posible con el fin de respetar el lugar en el que han nacido las uvas que le dieron vida.
2. Creemos firmemente que los vinos tienen que ser fieles representantes de LA TIERRA en la que nacen.
3. Está elaborado con uvas cultivadas de MANERA TRADICIONAL, ORGÁNICA Y SOSTENIBLE.
4. En EL CULTIVO de nuestras uvas NO se utilizan bajo ninguna circunstancia, pesticidas, herbicidas, tratamientos sistémicos o abonos químicos.
5. Creemos firmemente que en LOS SUELOS comienza todo y por eso luchamos por mantenerlos VIVOS.
6. Nuestros vinos se elaboran con uva vendimiada A MANO.
7.  Nuestros vinos son básicamente ZUMO DE UVA FERMENTADA con dosis mínimas de sulfuroso.
8. Ni la tecnología ni la mecanización podrán sustituir jamás a LA PASIÓN de los pequeños viticultores artesanos.
9. Nuestros vinos son siempre VINOS DE PUEBLO, entendiendo esto como una delimitación geográfica exclusiva, ya que entendemos cada pueblo, con su historia, parajes y suelos, como un paisaje único que merece ser puesto en valor.
10. Elaboramos nuestros vinos viña a viña. Entendemos que la mejor forma de conocer la biodiversidad de nuestros paisajes a través de nuestros viñedos y sus suelos es elaborando cada parcela de manera INDIVIDUAL.
11. Todos nuestros vinos tienen CRIANZA. Entendemos la crianza como una maduración guiada en la que no necesariamente tiene que intervenir la madera. Usamos diferentes materiales como el hormigón o el barro cocido y cuando usamos madera vamos siempre a tamaños grandes y barricas usadas. Nuestra crianza busca siempre realzar nuestro trabajo de agricultores.
12. No clarificamos ni estabilizamos jamás  y normalmente NO FILTRAMOS nuestros vinos. Si alguna vez se filtran es de manera muy suave y ligera.
13. La verdadera belleza de los vinos con alma está en la suma de sus imperfecciones. Siempre entró la luz a través de las grietas…

Los viñedos de Quinta Milú están situados en La Aguilera, en la provincia de Burgos. Allí Germán lleva ya 10 años elaborando lo que él llama «vinos de pueblo» a partir de unas cuantas parcelas de viejas cepas de Tinto Fino, el nombre regional de la Tempranillo.  El cultivo, como explica en su manifiesto, es totalmente orgánico y respetuoso con el entorno, buscando un equilibrio natural y sanador. Una vez la uva llega a la bodega, se respeta y preserva la individualidad del fruto y de cada terroir haciendo multitud de micro-vinificaciones según las diferentes viñas en diferentes depósitos adaptados al suelo y carácter de cada parcela, por lo que se utilizan barricas abiertas, ánforas o tinas de roble. Para las elaboraciones se recuperan antiguos métodos ya casi olvidados como el pisado con los pies para conseguir extracciones más delicadas, «nos gusta más la palabra infusión que la palabra extracción» comenta Germán.

¿CON QUÉ, CÓMO Y CUÁNDO LO BEBO?

El vino que te envía este mes Mr Roots es Quinta Milú LA COMETA 2018. La uva procede de los viñedos llamados El Cangrejo, Peñas Heladas, Galón, Bellavista, Trasconvento y El Picón de La Peñuela, situados en el pueblo de La Aguilera, a una altitud entorno a los 900 metros y con suelos areno-arcillosos y arcillo-calcáreos. La  edad media de estas viejas cepas conducidas en vaso tradicional es de 70 años de media y hay una  densidad de plantación de 2500 cepas/Ha.
Para la elaboración de este vino, la vendimia se hizo a finales de septiembre de forma  manual con una selección estricta en la viña y en diferentes pasadas. Parte de la vendimia se despalilló y parte no, la parte  de racimo entero sin despalillar no se estrujó si no que se pisó con los pies.
La fermentación se hizo de forma natural con las levaduras indígenas y haciendo bazuqueos regulares, diferenciando las parcelas trabajando en fudres de roble de 3000 y 4000 litros, en barricas abiertas y en ánforas de barro según la procedencia. La crianza fue de 13 meses en los fudres de roble y en barricas francesas usadas de 500 y 225 litros. Sólo se añadió una dosis mínima de sulfuroso en el embotellado, que se hizo sin filtración, estabilización o clarificación.
El resultado de este trabajo tradicional y respetuoso con el fruto es un vino tinto lleno de territorio y identidad, un vino expresivo y vivo. En boca se muestra con extracto de materia y presencia, con aroma intenso a fruta roja y negra silvestre y flores y hierba de monte, con notas a cacao y tierra, a hojarasca y pedernal. Bébelo algo fresco, sobre los 16 ºC estará bien y en copas grandes de tipo vertical sirviendo poca cantidad. Acompañará perfectamente muchos platos sabrosos e intensos de carne y verduras, pero sin duda su maridaje perfecto será algún plato burgalés como una rica «olla podrida» o un lechazo.

¿Quieres saber qué vinos contienen los otros Clubes de este mes?

CHAMPAGNE BONNET-PONSON

CHAMERY / MONTAGNE DE REIMS / CHAMPAGNE / FRANCIA

La historia vitivinícola de la familia Bonnet Ponson en la Champagne comienza en el año 1862 con Grégoire Bonnet, quien fue uno de los primeros «propiétaire récoltant» en el pueblo de Chamery. Su sucesor fue Jules Bonnet, quien se hizo cargo de la finca y amplió el viñedo. Desde ese momento la actividad de la bodega estuvo entre la producción de sus propios vinos y la venta de uva para grandes las casas de Champagne. Tras la Segunda Guerra Mundial, Raoul Bonnet y su hijo André iniciaron la construcción de la actual bodega. André se casó en los años 50 con Monique Ponson, descendiente de otra tradicional familia de viticultores de la región, creando así el Domaine Bonnet-Ponson y uniendo al viñedo Chamery otras parcelas situadas en los pueblos de Vrigny y Coulommes-la-Montagne.

PHILOSOPHIE VIGNERONNE

«Attachement à nos terres, quête d’authenticité, respect du vivant: ces valeurs si chères à la maison Bonnet-Ponson nous ont naturellement conduits à travailler nos vignes avec des méthodes biologiques et durables. Depuis 2013, la certification biologique concerne l’intégralité de notre vignoble, garantissant  ainsi que nos parcelles ne reçoivent ni insecticides, ni herbicides, ni fongicides de synthèse».

A finales de los 70 su hijo, Thierry Bonnet, se encargó de la producción y amplió la bodega y los viñedos. Actualmente el hijo de Thierry, Cyril Bonnet, quien representa la 6º generación de elaboradores de la familia, es quien se encarga del cultivo y la elaboración. Cultivan una superficie de viñedo de 10,5 ha donde están plantadas las tres variedades de uva Champenois; Chadonnay, Pinot Meunier y Pinot Noir en cantidades equivalentes y un poco de Petit Meslier. Cyril se unió a la producción familiar en el año 2013 y desde entonces ha ido generando paulatinamente una conversión de los viñedos de la finca hacia la agricultura orgánica, un tipo de agricultura que le permite generar un viñedo equilibrado, autosuficiente y obtener así menores rendimientos y una uva de mayor calidad. En el viñedo todos los trabajos se hacen manualmente y  se utilizan fungicidas de superficie de origen natural (cobre y azufre) y tratamientos homeopáticos a base de tisanas de plantas locales como ortigas, cola de caballo y consolda.

MONTAGNE DE REIMS
« La personnalité d’un vin dépend tout d’abord de l’origine des raisins utilisés pour son élaboration. Ceux de notre maison proviennent toujours du vignoble familial, une cinquantaine de parcelles disséminées sur les villages de Chamery, Vrigny, Coulommes-la-Montagne et Verzenay ».   

El viñedo familiar lo forman alrededor de 50 pequeñas parcelas diseminadas por los pueblos de Chamery, Vrigny y Coulommes-la-Montagne, pueblos que están clasificados como Premier Cru. Las cepas están consideradas un patrimonio familiar desde hace más de 150 años por lo que voluntariamente la familia ha conservado una proporción significativa de viñas viejas. Hoy en día las cepas tienen edades entre 35 y 80 años. Están situadas en suaves laderas con exposiciones variadas, que van del norte al sureste. Los suelos son también variados según las parcelas; los hay más arenosos, suelos sobre los que está plantada la Pinot Meunier; otros más arcillosos, donde están los Pinot Noirs; y los están los suelos más calcáreos, situados en las partes superiores de las colinas, terrenos donde está plantada la variedad Chardonnay. Todos estos tipos de suelos están asentados sobre una base de marga calcárea denominada «Craie Campanienne».

Desde que empezó en la bodega Cyril también cultiva 5 parcelas de viejas cepas de Pinot Noir en el pueblo de Verzenay, éstas clasificadas como Grand Cru, parcelas que están situadas en una colina con exposición al norte, lo que obliga a hacer una vendimia muy tardía pero que confiere a esta variedad un frescor particular favorable para su expresión varietal. Esta uva es la base de su champagne Jules Bonnet Blanc de Noirs.

La vinificación en la bodega igualmente ha ido transformándose desde el 2013 hacia una línea de trabajo lo más artesanal y poco intervencionista posible, con métodos de elaboración respetuosos con la identidad de la fruta y eliminando los productos enológicos y la tecnología. Vinifican las parcelas individualmente para mantener todo el carácter de cada lugar y lo hacen con suaves prensados en prensas verticales y dejando el mosto fluir por gravedad hasta los depósitos de fermentación. Al día siguiente se dan las fermentaciones de forma natural a partir de un pie de cuba con las levaduras salvajes hecho la semana anterior al proceso de fermentación de cada parcela. Este procedimiento les permite limitar el uso de sulfitos al mínimo, e incluso prescindir de él en muchos vinos, hoy en día el  60% del volumen total vinificado no tienen sulfuroso añadido.

Los vinos maduran como mínimo 7 meses antes de la la segunda fermentación en la botella. Las crianzas se hacen, según el carácter del vino, en depósitos de hormigón, de acero inoxidable, en barricas de madera usadas de 228 y 400 litros o en algunos depósitos para experimentar que va introduciendo Cyril como tinajas de arcilla y huevos de cemento. La clarificación se lleva a cabo de forma natural por gravedad gracias al frío del invierno, por lo que los vinos generalmente no se filtran. Cada año sobre el 40% de la producción se reserva para formar parte de la mezcla de cosechas posteriores, una «mémoire gustative» iniciada hace 50 años por André Bonnet que garantiza que permanezca el estilo de la casa como sello de identidad. Tras el proceso de la segunda fermentación, los vinos permanecen madurando en rima hasta 10 años según las cuvées, esperando, como explican, «le point de maturité parfait, à l’équilibre entre fraîcheur et vinosité».

LOS VINOS EN LA STORE

Champagne Cuvée Perpetuelle Premier Cru Extra Brut – 38,10 €
Es un champagne representativo del estilo de la bodega. Está elaborado con 40% Pinot Noir, 30% Pinot Meunier y 30% Chardonnay procedentes de los pueblos de Chamery, Vrigny y Coulommes-la-Montagne. El 60 % del vino es de la vendimia del 2014 junto con un 40% de vinos de  la «réserve perpétuelle» de la casa que le confiere madurez, complejidad y una vinosidad maravillosa. Es un Etxra Brut con un dosage de 3,5 gr/l de azúcar. El vino base del 2014 ha estado madurando en contacto con las lías durante 9 meses, el 85% en tanques de acero  inoxidable y el 15% en barricas de roble usadas de 228 L. No está filtrado y tiene solo una dosis pequeña de sulfuroso (35 mg/l). Tras la  segunda fermentación ha estado 4 años madurando en la botella. Embotellado en mayo del 2015 con degüelle en julio del 2019.

Champagne Seconde Nature Zero Dosage 2017 – 52,16 €
Champagne elaborado con un 45% de Pinot Noir, un 40% de Chardonnay y un 15% Pinot Meunier  de la vendimia del 2017 y procedentes del pueblo de Chamery sobre suelos arcillo calcáreos. El vino base ha estado madurado en barricas de roble usadas durante 9 meses. Sin sulfuroso añadido ni azúcar. Embotellado en mayo del 2018 con degüelle en julio del 2019. 

Champagne Seconde Nature Zero Dosage Rosé – 56,69 €
Champagne rosado 100% Pinot Noir elaborado a partir de una maceración de 18 horas y crianza de 9 meses en barricas de roble usadas de 4 vinos y ánforas. La uva procede de viñedos situados en el pueblo de Chamery sobre suelos arcillo calcáreos. Sin sulfuroso añadido ni azúcar. Embotellado en mayo del 2018 con degüelle en agosto del 2019. 

También han llegaron unas botellitas de su Coteaux Champenois Blanc Vignes Dieu 2018 pero está agotado a la espera de que llegue alguna más. Es un impresionante vino blanco elaborado con Chardonnay procedente de un viñedo plantado en 1962 en Coulommes-la-montagne en suelos arcillosos sobre un subsuelo duro calcáreo. Tras la fermentación natural el vino permaneció en barricas 10 meses. Sin sulfuroso añadido. Vino  blanco austero y lleno de suelo para envejecer unos cuantos años. ¡Eléctrico!

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

SEPP MUSTER

LA REDUCCIÓN A LO ESENCIAL


More and more of less and less

“El primer día en una nueva vida es aquel que hace extraños los viejos temores. Nuestro comienzo yace en el simple deseo de acercarnos un poco más a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. En ese momento, como ahora, era una cuestión de estar conectado, no perder contacto con el suelo, hacer vinos vibrantes y vivos. En otras palabras, encontrar la esencia de lo natural. El final de esta búsqueda fue la simple comprensión de que tenemos que confiar en la naturaleza. Puede que esto no siempre sea fácil, pero produce vinos que son un fiel reflejo de esta confianza básica. Vinos que son mucho más el resultado de la omisión que la adición. Complejos y al mismo tiempo puristas”

Steiermark es una región montañosa que corresponde al sector más oriental de la Austria alpina. En la parte más meridional hay un territorio precioso lleno de viñedos llamado Südsteiermark, región conocida como el “corazón verde” de Austria, al sur de Leibnitz, zona fronteriza con la parte vitivinícola noreste de Eslovenia conocida como Podravska. Allí, en el pueblo llamado Leutschach, Sepp Muster y Maria Tscheppe se hicieron cargo de la finca de la familia llamada Graf en el año 2000. Son 10 ha de bosques y viñedos donde siempre se han plantado las variedades Zweigelt, Morillon y Sauvignon Blanc. Unos viñedos situados en las diferentes cuatro exposiciones a lado de la bodega en empinadas laderas de alrededor del 30% de desnivel. Los suelos están compuestos de sedimentos limosos y arcillosos sobre un subsuelo de marga calcárea, un tipo de suelo sedimentario quebradizo llamado «Opok» que se extiende por toda esta zona de la Estiria austríaca. Esta marga calcárea es un suelo de la Edad Terciaria del que hay dos tipos diferentes; un tipo de color más azul con mayor contenido de arcilla y otro de color más rojizo que tiene más contenido arenoso. Es un suelo muy valorado ya que genera vinos con una alta expresión aromática y una gran dimensión en boca. Como en esta zona las pendientes son tan empinadas, en las partes altas de las colinas esta marga calcárea Opok está más en superficie y en las partes bajas, por la erosión, hay más cantidad de arcilla y sedimentos, zonas que son por tanto las zonas con más nutrientes y retención de agua.

Hoy en día su viñedo tiene una edad entre 17 a 37 años. Desde el inicio su concepto de trabajo ha estado enfocado en conseguir un territorio equilibrado de forma natural, un organismo vivo autosuficiente. Para ello hacen un trabajo continuo de interpretación de los signos de la naturaleza y siguen algunos de los preceptos de la agricultura biodinámica, pero siempre aplicados a las condiciones individuales del territorio. La primera mención documental sobre el cultivo de la vid en esos viñedos se remonta al s.XVIII. ya que aparecen registrados en el «Josephinischen Landesaufnahmen» (Registros Agrícolas de Emporer Joseph) en 1787. Las generaciones predecesoras de la familia nunca utilizaron herbicidas ni fertilizantes industriales, tenían un conocimiento sobre el oficio de agricultor que se transmitió de generación en generación, así que la evolución que tuvieron que hacer Sepp y Maria hacia este cultivo totalmente orgánico  autosuficiente fue relativamente sencilla. Desde 2003 son miembros de la asociación orgánica internacional Demeter.

“El suelo es nuestro futuro y el de nuestros hijos. Transmitirlo a las siguientes generaciones en un estado intacto es nuestra mayor responsabilidad. Por lo tanto, consideramos la viña como un organismo vivo. Todo lo que hacemos está diseñado para mantener la vitalidad del suelo, las plantas y los animales.”

La Estiria es un territorio de un verde intenso que refleja un clima benévolo, donde la lluvia es regular, con una pluviometría anual sobre los 1.000 mm, las temperaturas no son demasiado extremas en invierno y en verano el clima es bastante cálido. Los vientos procedentes de la montaña de Koralpe, en los Prealpes suboccidentales de Estiria, proporcionan noches frescas durante la temporada de calor y retrasan la vendimia hasta conseguir unas uvas maduras llenas de perfume. Actualmente utilizan como tratamientos en los viñedos solo cobre y sulfuroso en dosis mínimas ya que trabajan contra los posibles problemas con la ayuda de la vegetación nativa para conseguir una biodiversidad reguladora que actúe como protección natural. Es impresionante estar en su viñedo por la salud, la intensidad y energía que transmite. Es de un verde exultante, con multitud de plantas silvestres como hortigas, milenrama y cola de caballo que equilibran y absorben el agua sobrante de la lluvia. Sepp explica que no cortan mucho la hierba, unas dos veces por año, y que no hacen nada de poda en verde ni quitan uva buscando una regulación natural de cada cepa, obteniendo de cada una rendimientos muy diversos. Aproximadamente obtienen un rendimiento de sobre los 3000 kg/ ha.



EINDRAHTKULTUR

Todo el viñedo está conducido con un sistema elevado que hace crecer la planta hasta estar a un metro del suelo aproximadamente. Este sistema lo empezó a utilizar el padre de los hermanos Tscheppe (Maria es una de las hermanas) y el padre de Sepp lo implantó también cuando plantó las cepas hace unos 30 años. Sepp explica que la cepa, al igual que un árbol, como planta trepadora mientras crece y trepa, pone toda su energía en elevarse para captar más luz. Una vez está más elevada la planta puede dejar de crecer con tanto vigor y trasladar gran parte de su energía en el fruto. Con este sistema consiguen más concentración y aromas en la uva, más extracto. 

Producen una gran variedad de cuvées según la procedencia del viñedo; la colección de los “Vom Opok” proceden de los viñedos más jóvenes que ahora tienen unos 17 años y que están en las partes más bajas de las laderas con un suelo de Opok más descompuesto y con más cantidad de arcilla y nutrientes. El resto de vinos como “Sgaminegg” y “Graf” son selecciones de varias pasadas de vendimia, en las que obtienen más bajos rendimientos, por el viñedo más viejo situado en las partes medias y más altas de las laderas, unas partes donde  la piedra Opok está menos degradada. Son vinos con más extracción y con un carácter mineral más profundo. La mayoría de sus vinos blancos son mezclas de las variedades Sauvignon Blanc y Morillon. El embotellado se hace sin clarificados ni filtrados y se añaden dosis  mínimas de sulfuroso, en algunos casos prescinden totalmente de añadir sulfuroso.

En la bodega los vinos se elaboran de forma manual y lo más lentamente posible, con fermentaciones alcohólicas y malolácticas naturales con sus levaduras propias que arrancan y paran cuando quieren. Los trabajos se hacen por gravedad, usando recipientes de madera usada como en barricas y tinas grandes para hacer las fermentaciones alcohólicas y malolácticas, buscando el contacto con el oxígeno (no trabajan con depósitos de acero inoxidable, tampoco para las FAL), sin control de temperatura y sin añadir aditivos. La mayoría de sus vinos blancos no están elaborados mediante maceraciones con las pieles y las uvas pasan del estrujado directo a hacer las fermentaciones alcohólicas buscando un estilo en sus vinos más directo, fresco y perfilado. Pero sí que elaboran dos cuvées de vino blanco con maceración con las pieles: la cuvée Gräfin es Sauvignon Blanc, con una maceración de 3 semanas aproximadamente, y Erde, Suavignon Blanc y Morillon con 12 meses de maceración. Lo que sí que utilizan regularmente en todas las cuvées es un 20% de raspón, pero con el cambio climático explica Sepa que no sabe si podrán seguir añadiéndolo. Las crianzas de los vinos son largas, de entre 20 y 22 meses, y se hacen en varios recipientes diferentes y se mezclan al final del proceso; en las tinas de madera de 1000, en las barricas o en 2 grandes tinajas de arcilla que tienen, Sepp insiste en que no importa el continente y que no debe tener mayor influencia, que lo importante es la fruta.

Todos sus vinos son originales y llenos de carácter, complejos y profundos, con un enfoque purista de extraordinaria simplicidad, de una calidad extrema, vinos muy singulares llenos de acidez y vitalidad, potentes y sápidos como pocos y con una capacidad de guarda extraordinaria, un “nuevo estilo” de vino en Austria que definen como “Lebendige Weine – Weine mit Seele”, es decir, “vinos vivos, con alma”. Sepp y Maria forman parte de un grupo de cinco pequeños viñateros que hace unos años se juntaron bajo el nombre de “Schmecke das Leben”, algo así como “sabor de vida”, un conjunto de productores de esa zona que con su forma de entender el poder de la Naturaleza y sus recursos y con los fantásticos vinos que elaboran aportan un gran valor a la escena del vino austríaco, aunque lamentablemente en su tierra no sean aún reconocidos y la mayor parte de su producción se exporte a otros países. 

Hoy en día los vinos de Muster y de algunos de los viticultores de este grupo como Strohmeier o Werlitsch son muy famosos en todo el mundo ya que son capaces de crear vinos con una calidad extrema. En Monvínic Store, siguiendo nuestra filosofía de trabajo basada en aprender buscando vinos procedentes de aquellos territorios internacionales con una actividad vitivinícola destacable en torno al vino artesanal, lugares donde algún pequeño grupo de productores trabajen por revalorizar la vitivinicultura más auténtica, hace ya años que admiramos este grupo de productores del sur de Austria como paradigma de esta filosofía de trabajo. En el año 2016 conseguimos traer algunos de sus vinos a Barcelona y ahora mismo tenemos algunas joyas de esta bodega con algo de crianza en botella, 2011, 2012 y 2013. Si te interesa beber alguna o quieres más información  nos llamas o escribes.

KMETIJA ŠTEKAR

Las colinas de Gorizia

En la parte más occidental de Eslovenia, entre los Alpes Pre-Julianos y el mar Adriático, está la famosa región vinícola llamada Primorska, dentro de la cuál, está una zona de espectacular naturaleza llamada Goriška Brda, perteneciente al distrito de Brda, un territorio fronterizo con la provincia italiana de Gorizia con excelentes condiciones para el cultivo de la uva. Las cepas están sobre suaves colinas con multitud de microclimas según la exposición de los viñedos pero, en general, toda esta parte eslovena tiene un agradable clima mediterráneo ya que queda protegida de las frías corrientes de aire provenientes del norte y cuenta con una importante influencia beneficiosa del viento Bora, allí llamado Burja, que viene del mar Adriático y que contribuye a evitar la humedad en los viñedos y protegerlos de las enfermedades criptogámicas. 

En esas colinas está un pequeño pueblo llamado Kojsko donde está la maravillosa casa de Tamara y Janko Stekar. Está en la adera de una colina, rodeada de pequeños pueblos pintoresco y cultivos de huertos, árboles frutales y viñedos. Este verano tuvimos la suerte de poder quedarnos unos días en esta bodega tan especial, en la parte de su B & B, y os puedo confirmar que la vista desde allí es espectacular ya que se pueden, ver a través de un verde intenso, los Alpes Pre-Julianos y el mar.

“Ni samo delo. Je ljubezen do zemlje. So ritmi narave. Brda. Je naša identiteta. Spomini na zgodbe naših nonotov. Je izziv. Radovednost naših otrok. Preizkušanje mej. Je užitek. Je naš način življenja.
In so vrhunska vina, žganje in domači likerji, sobe za goste, sadje in ostale domače dobrote. Je čarobnost briške pokrajine, razkošje miru in bogastvo okusov”.

(algo así como… «No es solo trabajo. Es amor por la tierra. Son los ritmos de la naturaleza. Estas colinas son nuestra identidad. Recuerdos de las historias de nuestros abuelos. Es un reto. La curiosidad de nuestros hijos. Una prueba sobre nuestros límites. Es un placer. Es nuestra forma de vida… Es la magia del paisaje de Brda, el lujo de la paz y la riqueza de los sabores»).

Allí, cómo ellos explican, continúan el oficio de su familia cultivando manualmente 5 ha de viñedos,“el cultivo de la vid crece de generación en generación. Enriquecemos cada detalle del pasado con el conocimiento del futuro”. Las cepas están situadas entre el bosque y los árboles frutales, en terrazas con un pronunciado desnivel y a una altitud sobre los 180 metros, con exposición sur y sur-oeste. Trabajan cepas de antiguas de variedades que hace ya muchísimos años están plantadas en esa región, cepas  como Rebula, Sivi Pinot, Pikolit, Malvazija y Jakot (Friulano) y otras más contemporáneas como la tinta Merlot. Los suelos son variados principalmente sedimentarios. Hay partes más arcillosas de tipo «Opok» y otras partes con más rocas sedimentarias y metamórficas tipo Flysch, un tipo de terreno que aparece junto a piedras dolomitas donde la calcita es el principal mineral.

Todos los cultivos los hacen de forma orgánica cuidando mantener la biodiversidad y respetando la energía de la naturaleza, creando un lugar equilibrado y armonioso que Janko muestra con satisfacción, explicando que “cuando la vid se está despertando en  primavera, los árboles frutales ya están floreciendo exuberantemente en blanco y rosa. A principios de mayo, las primeras cerezas están madurando. En junio, les siguen los albaricoques, seguidos de los melocotones. En julio nos endulzamos con los primeros higos, aquí los llamamos “cvetne”. Luego vienen los “ringloji” y las ciruelas. Las uvas ya tienen sed en agosto…” A parte de su producción de vino, con todas las frutas y plantas que obtienen durante el año elaboran también muchas conservas deliciosas, especialmente ricas están las mermeladas que se pueden comer a locas cucharadas en el desayuno. También hacen embutidos, quesos, licores… es una auténtica granja autárquica, un paraíso….

“La calidad del vino está en la uva, la elaboración marca el estilo”

Son miembros de diferentes asociaciones, como la Asociación VinNatur, asociación italiana de viñateros artesanales, puedes leer su manifiesto en este enlace: https://www.vinnatur.org/en/perche/statuto/ o de la IKC UM Maribor https://www.ikc-um.si/ikc-um/  aunque no siguen ninguna línea de trabajo específica. Janko cuenta que se siente muy libre en su oficio y que basa casi todo su esfuerzo en la salud y equilibrio natural del viñedo, donde pasa la mayor tiempo del día. Como dice “la calidad del vino está en la uva, la elaboración marca el estilo”.

En la bodega siguen una línea de trabajo lo más purista y desnuda posible en pro de una elaboración de vino lo más natural posible, dejando que la naturaleza del proceso siga su curso. “Trabajamos con sentimiento, sin extras innecesarios. Por lo tanto, los vinos son completos, armoniosos pero nunca uniformes. Te cuentan sobre nuestra tierra y sobre nosotros”. Los producen sin aditivos, sin química y sin una tecnología invasiva, respetando las tradiciones vitivinícolas locales, haciendo cortas maceraciones con las pieles en los vinos blancos y dejando que las fermentaciones se den de forma espontánea y lentamente con las levaduras indígenas y sin controlar las temperaturas. Utilizan barricas usadas de madera de cerezo y de castaño, nada de roble. Usan solo una pequeña cantidad de sulfitos que añaden solo antes del embotellado. Con este trabajo poco intervencionista y respetuoso con el carácter de la fruta tratan de alcanzar, como explican, producir vinos genuinos que inspire emociones, que hablen sobre su territorio y sobre quien son ellos.

Por el carácter mediterráneo de esta región, los vinos de esta parte de Eslovenia en general presentan un carácter amplio y contundente, con mucho extracto y con un destacado contenido alcohólico. Pero Tamara y Janko, con su exhaustivo trabajo en el viñedo, consiguen que sus vinos, pese a mostrar un imponente presencia en boca, se muestran equilibrados y refrescantes con una acidez interna vertebradora que les aporta mucha vitalidad y persistencia. Producen diversas tipologías de vinos, desde los más frescos y afrutados elaborados en pequeñas tinas de acero inoxidable, hasta los vinos con más tiempo de maceración con las pieles y crianzas oxidativas largas en barricas viejas. Los vinos bancos actualmente llamados naranjasorange, ambar y demás, poco a poco se ha ido convirtiendo en los vinos más populares y representativos en esta región fronteriza generando una nueva tendencia enfocada en la revisión de las elaboraciones del pasado, cuando todos los vinos, blancos y tintos, tradicionalmente se elaboraban con cortas maceraciones con las pieles para protegerlos. Sobre este tema es muy interesante la lectura del libro AMBER REVOLUTION de Simon J. Woolf.


LOS VINOS EN LA STORE


Sivi 2018 y Rebula 2018 – 18,95 € –  Son vinos blancos que están elaborados con la variedad Sivi Pinot (Pinot Gris) uno y otro con Rebula (Ribolla GIalla italiana). Con una corta maceración con las pieles, la uva fermentó de forma espontánea en pequeños depósitos de acero inoxidable. Tras la fermentación, los vinos han estado madurando en barricas viejas durante un año. Son vinos blancos llenos de jugosidad y fruta, de cuerpo jugoso, con un perfil aromático varietal y refrescante.

Jankot 2017  – 36,42 € – Es su vino blanco elaborado con la cepa Friulano con unos 25 días de maceración, hasta el momento en el que finaliza la fermentación alcohólica y las pieles caen por gravedad a la parte baja del depósito, en ese momento hacen un suave prensado y el mosto pasa a madurar a barricas usadas hasta su embotellado, que se hace sin filtración ni clarificación y sin adición de sulfuroso. Es un vino con mucho cuerpo pero de perfil aromático fresco y afrutado.
 
Re Piko 2015 – 36,42 €  – Es un vino blanco igualmente de estilo naranja. Está elaborado con una mezcla de Riesling Itálico 90% y Picolit 10%. La fermentación se dio de forma espontánea solo con levaduras nativas mientras el mosto permanece macerando con las pieles durante unos 25 días, hasta que acaba la fermentación alcohólica. Después tienen un envejecimiento de 3 años en barricas de acacia usadas. No filtrado, no clarificado, y sin sulfitos añadidos. Es un vino blanco con un perfil más evolucionado, de cuerpo pleno y contundente, de un perfil aromático más maduro y complejo.

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

JAMSHEED WINES 

YARRA VALLEY – VICTORIA – AUSTRALIA

Gary Mills elabora vinos en Yarra Valley, en Victoria, la parte más al Sur de Australia, un lugar de clima un fresco con influencia oceánica. Gary es originario de la región de Western Australia. Al finalizar sus estudios de Literatura estuvo trabajando como profesor de inglés en Japón y en bares de vino en Londres, un trabajo, este último, que le encendió la chispa de la pasión por el vino de calidad. Por su conocimiento en el idioma japonés acabó haciendo una pequeña estancia en la bodega californiana Ridge Vineyards en Santa Cruz, una corta estancia que se convirtió en más de dos años trabajando codo a codo junto al mítico elaborador Paul Draper, con quien aprendió cómo traspasar el carácter del territorio a la botella y, sobre todo, cómo conseguir el equilibrio entre el poder de la fruta y la finura. 

«Everything I know about winemaking comes from Paul Draper… He set me on that path of… authentic wines with great integrity that are single site, old vine and not messed with»

Regresó a Australia y en el año 2003 emprendió de forma casi autodidáctica su propio proyecto de cultivo y de elaboración de vino especialmente con la cepa Syrah en la región de Victoria. Y lo hizo inspirado en los vinos franceses que más le gustaban, un tipo de vino con un perfil sutil y lineal que él también podría conseguir en la fresca región de Yarra Valley. Para ello  partió desde el inicio con una filosofía de trabajo artesanal y orgánico tanto en el cultivo del viñedo como en las vinificaciones, hechas con una intervención mínima, sin aditivos y con procesos manuales tradicionales.

Hoy en día cultiva unos pocos viñedos al norte de Melbourne divididos en pequeñas parcelas singulares con suelos variados, principalmente de esquisto y granito y otros más arenosos, parcelas con diferentes exposiciones y microclimas que en la bodega vinifica individualmente buscando al expresión y singularidad de cada lugar. La influencia de los vinos tradicionales franceses está presente en la manera que tiene de vinificar las uvas haciendo fermentaciones espontáneas con las levaduras nativas y siempre con el racimo entero trabajando con maceraciones carbónicas. Son siempre vinificaciones sencillas y naturales sin aditivos, sólo dosis pequeñas de azufre antes del embotellado.

Con este trabajo dedicado y respetuoso con el carácter de la uva de ese fresco territorio australiano, desde el inicio ha obtenido vinos ágiles y delicados, de sutiles extracciones y perfiles ácidos, vinos puros y fluidos, un estilo de vino que inicialmente generó rechazo frente a los vinos de carácter más concentrado que se elaboraban entonces en el país. Pero, con el tiempo, el trabajo artesanal y comprometido de Gary ha tenido como resultado vinos de gran calidad e identidad con un estilo «vanguardista» basado en lo más tradicional y artesano, unos vinos que poco a poco se han ido entendiendo y valorando y que han sido una contribución a la escena del vino australiano que ha hecho de Gary Mills en pocos años uno de los viñateros más influyente y energético de esta región Sur de Australia.En La Store actualmente tenemos su «vin de soif» Illaj Pinot Noir de la añada 2017, y otros tres de sus vinos de la colección Illaj y Harem del 2015.
 
Harem La Syrah 2015 – 29,85 € – Harem es una gama de vinos con la que Gary experimenta con los diferentes viñedos que cultiva proyectando futuros vinos singulares que hará de cada una de las parcelas. Vinos experimentales,  libres y vitales. Este Syrah es una mezcla de uvas procedentes de Upper Goulburn, un  60%, un lugar de suelos sedimentarios y de granito, y el resto de Yarra Valley, con suelos de arcilla y arena. Se vinificó con un 80% de racimos enteros y con una fermentación espontánea natural sin control de temperatura. Tras un suave prensado, el vino estuvo envejeciendo 8 meses en barricas de 500 L de diferentes edades. Se embotelló sin filtrar y sin clarificar y con una dosis mínima de sulfuroso.  Un vino tinto lleno de tensión en la boca, de cuerpo medio, con 13,5 % vol. de alcohol, se muestra afrutado y fresco, con aromas puros de Syrah de clima oceánico con notas a cerezas negras, tierra húmeda, flores de monte, balsámicos, especias picantes y hierbas silvestres.  Bébelo fresco sobre los 14-16ºC y en copas grandes de tipo vertical. 

LOS VINOS EN LA STORE

Harem Le Blanc Plonk del 2015 –  27,85 € – Es un Riesling fermentado en barricas con una crianza de 8 meses en contacto con las lías. Un vino blanco seco, de marcada acidez y  carácter perfilado con una fruta cítrica vital. Necesita algo de tiempo para ir abriéndose, bébelo sobre los 10-12ºC en copas grandes de tipo vertical.

Illaj Syrah 2015 – 18,95 € – está elaborado con uva Shiraz procedente de tres viñedos situados en la región de Coldstream con suelo aluvial y arcilloso. Las uvas de estas parcelas que no utilizó para la gama de su vinos ‘Harem’ se han utilizado para hacer este sencillo, rico, muy jugoso y afrutado vino. La fermetación natural se hizo con el racimo entero 100% y, tras un suave prensado, el vino se envejeció en barricas francesas muy viejas durante un año. Se embotelló  sin clarificar ni filtrar y con dosis mínimas de SO2. Con 14 % vol de alcohol resulta concentrado e intenso pero con un perfil muy fácil de beber. Se muestra muy perfumado lleno de recuerdos a cerezas negras maduras, flores silvestres, clavo de olor, ahumados y pimienta negra. Hay que beberlo fresco sobre los 16ºC y en copas grandes de tipo vertical. 

Illaj Pinot Noir 2017 – 17,15 € – Este sutil vino tinto está elaborado con uvas Pinot Noir procedentes del viñedo Barwite Vineyards plantado en 1998, a unos 400 m de altitud, muy aventado y con un suelo pobre compuesto de esquisto degradado sobre granito, condiciones que generan una uva ácida y con bajos niveles de alcohol de gran calidad. La uva fermentó de forma natural en una tina abierta durante 2 semanas con los racimos enteros. Tras un suave prensado, el vino estuvo reposando 4 meses en barricas viejas de roble antes de ser embotellado, sin clarificar ni filtrar y con dosis mínimas de SO2. Es un vino tinto de perfil sencillo y precioso, de apenas 11,5% vol de alcohol, de cuerpo muy muy ligero y fluido, lleno de frescor, de aromas a fruta roja ácida, vegetales y flores silvestres combinados con notas sutiles y bonitas a especias picantes, hojarasca y flores secas. Un vino delicado con una presencia tenue, parecerá en algún momento que se rompe, pero mantiene firme su vitalidad y sutileza para seducirte de una manera irresistible. Tómalo fresco, sobre 14 ºC y en copas grandes de estilo borgoñón. 

Jamseed es un rey legendario de la mitología persa… «ancient writings tell an endearing tale of Jamsheed, a Persian king who was said to be able to see his kingdom in a cup of wine, and whose fondness for fresh grapes lead him to store them in jars over winter where they would inevitably spontaneously ferment and be set aside as ‘poison’. One of King Jamsheed’s harem, despairing of frequent migraines, chooses to commit suicide by drinking from a poisoned jar. She wakes to find herself miraculously cured, informs her king who is most pleased and sets about making many jars of ‘poison’ and thus wine was discovered».

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

SOCIETÀ AGRICOLA RABASCO

VINI NATURALI. NIENTE CHIMICA. NÈ IN VIGNA. NÈ IN CANTINA

La finca de la Società Agricola Rabasco cuenta con 9 hectáreas situadas en los pueblos de Pianella y Loreto Aprutino, en la provincia de Pescara, en el corazón de los Abruzzo. Es una región en general de clima templado, pero con multitud de micro climas ya que el Adriático está a tan solo 40 km y los viñedos están en la parte baja de la Sierra de los Apeninos llamada Gran Sasso, de 2.912 metros de altitud.
El cultivo y la vinificación lo hace Iole Rabasco, quien heredó de su familia esta pequeña finca, con la ayuda de su amigo y consultor “enoartesanal” Danilo Marcucci, elaborador en la bodega Della Staffa. Los viñedos de Rabasco están a 450 m de altitud y nunca han estado trabajados con productos químicos. Los suelos están compuestos principalmente de arcilla calcárea mezclada con sedimentos aluviales y restos fósiles.  Están sobre suaves laderas al norte de Pianella, repartidos en las “conradas” (parcelas) llamadas Cancelli, San Desiderio, La Salita y La Conchetta, todos con exposiciones sud-oeste, menos La Salita, que está al nord-oeste.  Allí Iole y su familia cultivan viejas cepas de más de 40 años, principalmente de la variedad tinta tradicional Montepulciano y un poco de la blancaTrebbiano, cepas que están conducidas con el tradicional sistema de pérgola llamado “a Tendone”, un sistema para levantar las cepas utilizado tradicionalmente en esta región, un viejo sistema que obliga a hacer todos los trabajos en el viñedo manualmente ya que es imposible introducir maquinaria. Con su cultivo orgánico obtienen rendimientos bajos pero no excesivamente ya que Iole prefiere obtener una uva no demasiado concentrada y que sus vinos tengan un perfil con mucha acidez, fluidez y frescura, un perfil más ligero en contraposición al estilo más potente y concentrado de los vinos comunes de esta zona italiana de Abruzzo.
Ella sostiene que el vino se hace en el viñedo y no en la bodega, por eso las vinificaciones son muy poco intervencionistas, con las herramientas tradicionales que siempre tuvo en la bodega, en viejas tinas de madera de 10 hl de forma troncocónica, fermentando los mostos de forma natural y espontánea con sus levaduras salvajes y sin control de temperatura, sin adición de ningún aditivo o producto enológico. Los vinos se embotellan sin filtrar, sin clarificar, sin añadir sulfuroso y siguiendo métodos antiguos del lugar según las lunas, una vinificación sencilla y directa que permite que el vino refleje de forma franca y sincera este territorio de Pianella.

“Vinifichiamo ispirandoci alla antica gloria della tradizione locale che vedeva l’uomo e il lavoro manuale al centro del triangolo virtuoso in cui la vocazione del luogo e il vitigno tradizionale diventano garanzia di onestà e genuinità… Rispettiamo la terra escludendo qualsiasi sostanza chimica e cerchiamo di migliorare la sua armonia vitale con trattamenti biodinamici. Le fermentazioni partono spontaneamente e vinifichiamo in tini troncoconici aperti da 10 hl. Non usiamo solforosa nè prima delle fermentazioni, nè durante i travasi e nemmeno in imbottigliamento. Ci allineiamo al calendario astronomico per il lavori della terra e in cantina”.

Los vinos de Rabasco en La Store:

A nuestra tienda ya es la segunda vez que llegan los vinos de Iole, hace un par de años llegaron algunos de sus vinos como su impresionante Trebbiano Damigiana o sus espumosos, pero esta vez han llegado los mas frescos y vibrantes Cancelli pensando en la nueva etapa calurosa en la que nos adentramos. Son dos vinos elaborados a partir de la uva Montepulciano el tinto y Trebbiano el blanco, fruta procedente de la Conrada Cancelli de 4 ha en total, elaborados en cubas de acero inoxidable con una extracción ligera que hace que destaque los aromas primarios a fruta, florales y especias. Son los dos vinos vibrantes y delicados, de apenas 11,5 % vol de alcohol, vinos muy fluidos y de perfil joven y fresco. 

VINI NATURALI. NIENTE CHIMICA. NÈ IN VIGNA. NÈ IN CANTINA

LOS VINOS EN LA STORE

Vivace Bianco Refermentado in bottiglia 2015 18,30 €

Cancelli VINO BIANCO 2018  19,14 €

Cancelli VINO ROSSO 2018  – 19,90 €

Bianco Damigiana 2015 – AGOTADO

Estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002

LES CAPRIADES

Faverolles-sur-Cher / Touraine / Loir et Cher / Centre Vallée de la Loire 



PÉTILLANTS NATURELS EN VAL DE LOIRE


Producteurs de vins en Méthode Ancestrale à Faverolles-sur-Cher, en plein cœur de la   en Région Centre.
Installés en Vallée du Cher, près des Châteaux de la Loire, terre riche en histoire et en saveurs, Les Capriades mettent toute leur passion et leur savoir-faire à la production de pétillants 100% naturels.


Pascal Potaire durante gran parte de su vida como enólogo trabajó para otras bodegas de la región del Valle del río Loira con pequeños productores como Noëlla Morantin en Touraine o Nicolas Renard en Vouvray. A principios de los años  2000 puso en marcha su propio proyecto en el pueblo de Faverolles-sur-Cher y con los años  en el 2011 se asoció con Moses  Gadouche para que desarrollara la parte comercial y de comunicación. Esta unión ha sido muy provechos y desde hace unos años organizan una de las ferias de vino más bonitas que se hacen en Francia, la llamada Bulles au Centre a la que este año 2019 tuvimos la suerte de asistir. Puedes mirar información sobre el Salon en este link:
www.raisin.digital/fr/salons-degustations-vin-naturel/bulles-au-centre-2

Pascal siempre ha trabajado con una línea de elaboración enfocada en conseguir elegantes y finos vinos espumosos, vinos elaborados de forma artesanal y sin adición de nada mediante el llamado «método ancestral», consiguiendo así «pétillants naturels» llenos de equilibrio, bajo contenido de alcohol y una alta acidez que les aporta vitalidad y gran potencia de guarda en la botella. 

La bodega está dentro de la denominación Touraine, en una zona con suelos de arcilla y sílex sobre un subsuelo de piedra caliza, lo que ayuda a los vinos a alcanzar una potente columna vertebral mineral y estructurada. Las variedades que  cultivan son las tradicionales de la región, cepas como las blancas Chenin Blanc, Sauvignon Blanc, Menu Pineau, Chardonnay y las tintas Gamay, Côt, Cabernet Franc y Pineau D’Aunis.Trabajan  con uva de un total de 7 ha, 2,3 ha propiedad de la bodega que cultivan ellos y el resto de la producción la hacen con uva que compran a pequeños viticultores locales amigos con los que hace ya años que colaboran. Todos trabajan de forma orgánica y sostenible consiguiendo una uva sana de gran calidad con la que pueden hacer los vinos espumosos ancestrales tan maravillosos que hacen, de forma natural, sin utilizar sulfuroso en ningún momento.

La elaboración de espumosos siguiendo el método ancestral es muy sencilla a priori, pero realmente, si se quiere hacer bien y de manera no intervencionista, es muy difícil de conseguir. Pascal es un maestro en este tipo de elaboración ya que controla a la perfección en qué momento adecuado los vinos se embotellan para completar su fermentación en la botella atrapando así parte del gas carbónico, una sabiduría que le permite poder crear diferentes perfiles de vinos. 

LA MÉTHODE ANCESTRALE

«Les Pétillants Naturels renaissent au début des années 1990 en France sous l’impulsion de Christian Chaussard, vigneron de Loire qui aurait inventé « la machine à calibrer les bulles ».
C’est la façon la plus naturelle de faire pétiller un vin : aucun ajout, aucune manipulation, c’est la Nature qui poursuit son œuvre en laissant s’achever la fermentation.
Comme le suggère son nom, ce sont de ces mêmes bulles dont se régalaient nos ancêtres : elles existent depuis aussi longtemps que l’on vinifie du raisin !»


LOS VINOS EN LA STORE


Pet’Sec Blanc 2018 – 23,45 € y Pet’Sec 2015 MAGNUM – 64,30 € – Este espumoso es el más seco, austero y de carácter más mineral de toda la gama que elaboran. Una bomba de suelo. El 2018 está elaborado con la variedad Chenin Blanc y un poco de Cabernet Franc, y el 2015 que tenemos en versión mágnum está elaborado con Chenin Blanc, Menu Pineau y Chardonnay. Este vino se muestra refrescante con un cuerpo crujiente con una acidez vibrante y fuerte con notas cítricas y una textura mineral y salina que lo hace largo y sápido en boca. Bébelo fresco pero no muy frío, sobre los 12ºC, y en copas grandes de tipo vertical. Puedes tomarlo con un sinfín de alimentos, por su carácter salino estará maravillosos con ostras y marisco.

PIÈGE À FILLE ROSÉ 2018 – 20,85 €
Este espumoso rosado está elaborado con varias cepas tintas, principalmente Gamay más pequeñas partes de Côt, Cabernet Franc y Pineau D’Aunis provenientes de viñedos con un viñedo de entre 25 y 50 años. Con un bonito color rosa pálido, te regalará un perfil refrescante y frutal, con alguna nota dulce y agradable en la entrada de la boca (tienen unos 10 gramos de azúcar residual) y salada, ahumada y más apretada al final, una sensación mineral influencia del suelo calcáreo. Está elaborado sin ninguna dosis de azúcar ni de azufre. Bébelo sobre los 10-12ºC, no más frío y en copas grandes sirviendo poco para que vaya expresándose. Por su delicadeza y sutileza puedes tomarlo solo, pero con semejante acidez acompaña muy bien alimentos grasos y sabrosos como patés y quesos de pasta blanda. Está muy bueno también junto a postres delicados como una tarta de frutas como una rica Tarte Tatin.

Todos estos vinos puedes encontrarlos en nuestra tienda de la calle Diputació, 251 08007 BCN, ven a vernos o nos llamas al T + 34 934874002